Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PNV y PSE creen que el dictamen del proyecto del Instituto de Memoria respeta a todas las víctimas, sin equiparaciones

PP y UPyD no lo apoyarán porque "mezcla víctimas" y EH Bildu cree que el texto no refleja la "igualdad de trato" a todas las víctimas
PNV y PSE creen que el dictamen del proyecto del Instituto de la Memoria, que se someterá a aprobación el 3 de noviembre, respeta a todas las víctimas, sin realizar "equiparaciones". Por su parte, el PP y UPyD se opondrán a la iniciativa porque consideran que se "mezcla" a las víctimas y EH Bildu tampoco comparte el dictamen porque considera que no refleja "la igualdad de trato" a todas las víctimas.
Los parlamentarios de las distintas formaciones vascas han realizado estas manifestaciones a Radio Euskadi, después de que se haya avanzado en un consenso, por parte del PNV y PSE-EE, para que este Instituto de la Memoria sea una realidad.
El dictamen definitivo ya ha sido elaborado y se sometería a votación el próximo 3 de noviembre, después de los trabajos de la ponencia constituida el pasado 14 de febrero. El texto de la proposición de ley, en el que se alude a la violencia de ETA, la Guerra Civil, la dictadura franquista y los "contraterrorismos ilícitos" incorpora dos de las 21 enmiendas de EH Bildu y 19 de las 64 del PP.
PNV
La parlamentaria del PNV María Eugenia Aguirrezabala ha defendido, en declaraciones a Radio Euskadi, recogidas por Europa Press, que es un proyecto que "se encardina directamente" con uno de los ejes de la acción del gobierno que "es la paz y la reconciliación". En este sentido, ha señalado que todas las víctimas de todas las violencias y "injustas" requieren "memoria, justicia y reparación".
En este sentido, ha señalado que este proyecto pretende incidir en esa memoria que tiene que ser "crítica, compartida y dar para reflexionar a la sociedad vasca".
Aguirrezabala ha subrayado el "consenso inicial" alcanzado entre PNV y PSE y ha indicado que en este tema todos los partidos han tenido la oportunidad de presentar enmiendas al proyecto de ley. En concreto, el PP presentó 64 y EH Bildu 21 y, según ha subrayado, se ha hecho un "esfuerzo" para conseguir el consenso "más amplio posible" y se han aceptado más de 20 enmiendas.
La parlamentaria jeltzale espera que ahora que se entra en la parte "definitiva" del proyecto, que sería llevarlo a pleno, los partidos hagan un "ejercicio de corresponsabilidad con el proyecto". El PNV ha asegurado no compartir las "reticencias" de algunos partidos.
Aguirrezabala ha rechazado el argumento del PP de que se "equiparan" los distintos tipos de violencia, algo que, a su juicio, no cree que suceda, sino que se considera que todas las víctimas "merecen memoria y respeto".
La parlamentaria del PNV ha negado que desde el Gobierno vasco se esté "maltratando" a las víctimas y ha señalado que se está haciendo "verdaderos esfuerzos" por respetarlas y por paliar, "en la medida de lo posible", el daño "injusto sufrido" por las víctimas de ETA.
Tras indicar que las víctimas de la violencia de ETA han sido "muchas", ha señalado que "no pasa nada" por "no olvidar a las víctimas de hace 70 años", porque la memoria de esas víctimas, en referencia a las de la dictadura del franquismo, están "candente". En este sentido, ha asegurado que hay que actuar "equilibradamente, no mezclar pero si respetar" a todas las víctimas porque ha habido "muchas violencias y todas han sido injustas". "¿Por qué no abrir el foco y ver toda la realidad?, se ha preguntado la parlamentaria, que cree que este proyecto es compatible con el del Memorial de víctimas de ETA.
PSE
Por su parte, el parlamentario José Antonio Pastor ha indicado que se han hecho "todos los esfuerzos necesarios" para ampliar el consenso, un "consenso que viene de la anterior legislatura entre PNV y PSE". En este sentido, ha destacado que se ha realizado un esfuerzo "importante por equilibrar el dictamen" y "acercar" posturas que estaban "muy distantes".
Por lo tanto, cree que se ha hecho un texto "muy equilibrado" y el dictamen recoge "el cauce central de lo que es el sentido común". "No jugamos a una equiparación de todas las violencias pero reconocemos que todas las víctimas han padecido sufrimiento y todas tienen derecho a memoria justicia y equiparación", ha añadido.
Pastor ha subrayado el "esfuerzo" que se ha hecho para recoger "lo más posible" de las aportaciones de PP y EH Bildu y ha reconocido que les hubiera gustado que el consenso "fuera más amplio, pero la política vasca está todavía como está". A su juicio, las posiciones de PP y EH Bildu están "lo suficientemente distantes" como para que sea "difícil converger" en un texto que "satisfaga a todos".
Pastor ha indicado que haber aceptado determinadas enmiendas del PNV hubiera supuesto que "todo se diluyera" y que no se viera que la violencia de ETA ha sido el "problema fundamental".
En todo caso, considera que el dictamen consensuado recoge una postura que "puede constituir para los vascos el cauce central de lo que tienen que ser políticas de memoria y convivencia".
EH BILDU
El parlamentario de EH Bildu Oskar Matute también ha mostrado su disconformidad con el texto final, con el que, a su juicio, no se consigue alcanzar el objetivo de "igualdad en el trato" a todas las víctimas, que era lo que pretendía "el núcleo" de las enmiendas de su formación. "No han sido reflejadas", ha añadido.
A su juicio, si con el Instituto de la Memoria no se quiere hacer una "memoria selectiva", no se puede "categorizar" a las víctimas. Matute cree que se debe ofrecer "una foto completa de todas las violencias" y todas las víctimas deben "encontrar un espacio para la reflexión".
Matute ha señalado que las enmiendas de EH Bildu que tenían "mayor dimensión y calado se han dejado a un lado" y se han aceptado "algunas de carácter técnico".
El responsable de EH Bildu cree que "hay mucho por hacer y las asociaciones memorialistas han puesto encima de la mesa cuestiones importantes que no están a día de hoy del todo incorporadas en ese texto final". "El 3 de noviembre que es la votación final veremos", ha apuntado. En todo caso, cree que existen "carencias" en el texto porque no se trata de hacer solo "un reconocimiento genérico" sino de una "delimitación clara de cuáles han sido las violencias existentes".
"De la misma manera que hay violencias señaladas de manera clara en el texto hay otras que no ocupan en el texto esa dimensión y nosotros pensamos que eso es necesario para que se conozca la verdad", ha apuntado.
Por su parte, el parlamentario del PP Carmelo Barrio ha asegurado que el "desacuerdo" de su partido es "de raiz, radical" porque el texto "mezcla" la violencia de ETA con otras cuestiones como la dictadura franquista".
A su juicio, en el texto final no hay "ningún cambio" respecto al planteamiento inicial de enfoque del Instituto por parte del PNV y del PSE y, por tanto, ha indicado que, si fuera un proyecto de ley, mantendrían su enmienda a la totalidad.
Barrio, que ha afirmado que no les han aceptado ninguna enmienda "de fondo" ha indicado que el 3 de noviembre se opondrán a esta iniciativa y ha asegurado que no entienden la razón de "confundir las víctimas de ETA con la guerra civil". "No es acertado, es unilateral", ha añadido.
Por su parte, el parlamentario de UPyD también ha indicado que su grupo votará no el 3 de noviembre porque se presenta "un texto cerrado entre PNV y PSE" y ha señalado que optaron por no presentar enmiendas porque sabían "que no iban a ser aceptadas".
A su juicio, en el texto "se mezclen una cosas con otras", como "la violencia de ETA con la dictadura franquista" y se "ayuda a sustentar la teoría del conflicto político". A su juicio, parece que el PNV y PSE "vivieran de espaldas a la realidad como si no conocieran lo ocurrido" y que el "problema fundamental de la sociedad vasca" ha sido la existencia de ETA. En este sentido, ha señalado que las víctimas del terrorismo se sienten "maltratadas por este gobierno".