Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PNV defiende un nuevo estatus porque las condiciones a las que está "sometido" el Estatuto "incapacitan" su adaptación

El responsable del área institucional del EBB del PNV, Koldo Mediavilla, ha defendido un nuevo estatus para Euskadi porque las condiciones a las que está "sometido" el Estatuto de Autonomía "incapacitan la posibilidad de adaptarlo a las nuevas necesidades de gobierno de la sociedad vasca".
Mediavilla ha realizado estas manifestaciones en la sede del PNV en Bilbao en el marco de una declaración con motivo del 35 aniversario del Estatuto de Autonomía.
El dirigente jeltzale ha destacado que el Estatuto ha sido una "herramienta jurídica de primer nivel" que ha permitido a los vascos "construir un sistema propio de bienestar", pero han pasado 35 años de "incumplimiento intencionado y perseverante" del mismo por parte de "gobiernos insumisos", ya que quedan más de una veintena de materias pendientes de traspaso a Euskadi.
Ha añadido que "lo peor radica en la política de los hechos consumados" con el "cepillado continuado" que se produce todos los viernes cuando el Consejo de Ministros aprueba leyes de base que "recortan" el margen de maniobra en Euskadi.
Tras asegurar que se ha producido una "quiebra de confianza", ha afirmado que no dirán que el Estatuto está "muerto", pero cree que no hay posibilidad de adaptarlo a las nuevas necesidades.
Mediavilla, que ha asegurado que el PNV no está "para celebraciones estatutarias", cree que es posible avanzar en el autogobierno a través de un nuevo estatus. Eso, a su juicio, requiere de un triple compromiso, el reconocimiento nacional de Euskadi, el compromiso a la no intromisión en las decisiones que se aborden en las competencias establecidas por ley y la asunción de que la voluntad de la sociedad vasca sea el "filtro democrático" que "valide cualquier cambio del marco jurídico-político".