Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PNV pide un nuevo estatus porque las condiciones a las que está sometido el Estatuto "incapacitan" su adaptación

Denuncia el "incumplimiento intencionado" del Estatuto por gobiernos "insumisos" y el "cepillado continuo" en el consejo de ministros
El responsable del área institucional del EBB del PNV, Koldo Mediavilla, ha defendido un nuevo estatus para Euskadi porque las condiciones a las que está "sometido" el Estatuto de Autonomía "incapacitan la posibilidad de adaptarlo a las nuevas necesidades de gobierno de la sociedad vasca". En este sentido, ha apelado a un triple compromiso, el del reconocimiento nacional de Euskadi, la no intromisión en sus decisiones y la asunción de que la voluntad de la sociedad vasca sea el "filtro democrático" para validar el cambio de marco jurídico.
Mediavilla ha realizado estas manifestaciones en la sede del PNV en Bilbao en el marco de una declaración con motivo del 35 aniversario del Estatuto de Autonomía.
El dirigente jeltzale ha iniciado su intervención recordando que el 25 de octubre es un día "especialmente señalado" en el calendario en lo referente al autogobierno vasco y no solo porque ese día de 1979 se aprobó el Estatuto de Autonomía.
En este sentido, ha recordado que un 25 de octubre de 1839, -"momento que para muchos es el punto de origen del denominado contencioso vasco"- se promulgó la denominada ley de confirmación de los fueros, donde eran reconocidos "sin perjuicio de la unidad constitucional de la monarquía", una fórmula que se "utilizó para someter el régimen político de los territorios vascos a la uniformidad del Estado". También ha hecho mención al 25 de octubre de 2003 cuando el Gobierno de Juan José Ibarretxe registró en el Parlamento vasco el proyecto de Nuevo Estatuto político.
Por lo tanto, ha indicado que esta fecha es una "referencia histórica" y, respecto al aniversario del Estatuto, ha asegurado que el PNV "no resta valor a la trascendencia y relevancia" que para los vascos ha tenido esta Ley orgánica.
El dirigente jeltzale ha destacado que el Estatuto ha sido una "herramienta jurídica de primer nivel" que ha permitido a los vascos "construir un sistema propio de bienestar", así como contar con unas instituciones "sólidas y solventes", una educación "de calidad", una sanidad "universal", prestaciones sociales o una seguridad "integral".
"Autogobierno amparado en una Ley Orgánica sometida a referéndum. Eso es el Estatuto. Como diría Rajoy, legalidad vigente y la legalidad está para cumplirse", ha añadido.
"INCUMPLIMIENTO INTENCIONADO Y PERSEVERANTE"
En este sentido, ha denunciado que han pasado 35 años de "incumplimiento intencionado y perseverante" del mismo por parte de "gobiernos insumisos", ya que quedan más de una veintena de materias pendientes de traspaso a Euskadi.
"35 años con transferencias no realizadas con un Gobierno español insumiso e incapaz de hacer el mínimo gesto de cumplimiento de la legalidad o de acercamiento a la misma", ha agregado.
Mediavilla ha añadido que "lo peor radica en la política de los hechos consumados" con el "cepillado continuado" que se produce todos los viernes cuando el Consejo de Ministros aprueba leyes de bases y medidas que "recortan o bloquean" el margen de maniobra en Euskadi "so pretexto de reducir el déficit, de la igualdad del mercado o del último argumento que venga bien".
En concreto, ha recordado que, en esta legislatura, se han planteado hasta 20 cuestiones en relación a la constitucionalidad por invasión de competencias por las decisiones adoptadas por el Gobierno español.
A su juicio, el problema ya no es "competencia", ni de transferencias, sino que "es mucho más serio" porque se está ante "una quiebra de confianza". "El Estatuto fue un pacto y tal compromiso se ha difuminado porque una de las partes lo ha considerado como una concesión unilateral y graciosa del Estado. Un privilegio que te dan o te quitan y cuyo cumplimiento siempre está sujeto a la necesidad de votos que tenga el Gobierno español de turno", ha añadido.
Mediavilla ha afirmado que no dirán que el Estatuto está "muerto", pero cree que no hay posibilidad de adaptarlo a las nuevas necesidades por las "condiciones a las que se ve sometido".
El dirigente jeltzale, que ha asegurado que el PNV no está, por tanto, "para celebraciones estatutarias", ha indicado que el autogobierno se conmemora "día a día, ejerciéndolo y no limitándolo, actualizándolo y no incumpliéndolo".
"El problema es grave y se agrava. Mientras tanto el Gobierno español dice que el camino emprendido por Cataluña no es el correcto. La pregunta es ¿hay camino? ¿Es posible avanzar en el autogobierno? ¿Es posible para Euskadi poder crecer"?, se ha preguntado.
A su juicio, es posible, pero ello exige un "triple compromiso", primero el reconocimiento del "sujeto que desea dirigir su destino", es decir el reconocimiento nacional de Euskadi.
También ha aludido al compromiso a la no intromisión en las decisiones que se aborden en las competencias y atribuciones establecidas por ley, incluyendo las "garantías de respeto recíproco".
Mediavilla ha indicado que el tercero es la asunción de que la voluntad de la sociedad vasca, libremente expresada, sea el "filtro democrático" que "valide cualquier cambio del marco jurídico-político".
"En ese camino quien quiera sumarse encontrará al PNV en la ponencia de autogobierno. Abiertos a un nuevo acuerdo, a un nuevo estatus para Euskadi que recoja la voluntad mayoritaria de la sociedad vasca", ha concluido".