Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PNV ofrece un "pacto de convivencia con el Estado" que asuma un modelo que reconozca su carácter plurinacional

Urkullu asegura que el voto al PNV "garantiza" el cambio de las políticas en España y una "respuesta" a la "agenda vasca"
El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha afirmado que el PNV está dispuesto a alcanzar un "Pacto de convivencia con el Estado" que "asuma un modelo que reconozca su carácter plurinacional". "El voto al PNV es la garantía de que cambien las políticas en España y se garantice la respuesta a la agenda vasca, la defensa de los intereses de Euskadi", ha defendido.
Urkullu ha realizado estas declaraciones en el acto político que
EAJ-PNV ha celebrado en la plaza de Zumaia, en el barrio de Lakua, con motivo del primer aniversario de la constitución de los ayuntamientos vascos.
En el encuentro también han participado los alcaldes de Vitoria, Gorka Urtaran; de Bilbao, Juan Mari Aburto; y de San Sebastián, Eneko Goia; así como el presidente de Eudel y alcalde de Getxo, Imanol Landa; los cabezas de lista por Álava al Congreso y al Senado, Mikel Legarda y Almudena Otaola; y cerca de 200 cargos institucionales locales alaveses y varias decenas de afiliados y simpatizantes de la formación.
Tras criticar que la actual campaña electoral es consecuencia de la "incapacidad de diálogo y acuerdo de la que han hecho gala, durante seis largos meses, los cuatro partidos políticos españoles --PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos--", ha lamentado que "el distanciamiento, la fragmentación y el frentismo se han instalado en la vida institucional y política del Estado".
"Ha comenzado la campaña repetida y se repiten las actitudes. En lugar de enmendar y corregir, reinciden en el error que condujo a tener que repetir las Elecciones", ha insistido.
Urkullu ha criticado que "los cuatro partidos españoles siguen instalados en posiciones de tierra quemada que hace imposible cualquier acuerdo", ya que están "empeñados en marcar líneas rojas e imponer vetos, porque saben cuál es la realidad española: la verdadera dificultad de gobernar".
"Los cuatro partidos están en la fase de prometer lo imposible, pese a saber que no van a cumplirlo. Sus promesas son obstáculos para el acuerdo y generan más inestabilidad", ha señalado.
En este sentido, cree que la situación actual de España "obliga a tomar decisiones que no quieren afrontar, ni antes, ni después de las elecciones" y ha criticado que tanto la izquierda como la derecha "prometen todo, a todo el mundo y en todo lugar, pero siempre se olvidan de Euskadi".
El lehendakari ha asegurado que Euskadi "no va a participar en esa carrera" y ha apostado por "seguir haciendo lo imposible por tener la mejor de las sociedades posibles: una sociedad tolerante, cohesionada, desarrollada, con los mejores servicios públicos y en la que nadie se quede atrás".
No obstante, ha reconocido que "no lo podemos hacer solos", sino que es necesario "colaborar, concertar y cooperar". Por ello, ha reiterado la disposición del PNV a "dialogar y acodar" y frente a las líneas rojas de otros partidos ha ofrecido "líneas verdes, acuerdos para que cambien las cosas en España y para cambiar las políticas".
Urkullu ha ofrecido estos acuerdos con el objetivo de que "se respeten nuestros derechos y singularidad, para permitir avanzar en el Autogobierno --sinónimo de bienestar y calidad de vida-- y que respondan a las necesidades de la empresa y la industria, garanticen las inversiones necesarias en Euskadi, generen actividad económica y oportunidades de empleo".
"Estamos dispuestos a dialogar y acordar en torno a la agenda vasca. Todas las instituciones públicas, comenzando por el Gobierno y los Ayuntamientos, compartimos este espíritu y compromiso: estabilidad, inversión, crecimiento y nuevas oportunidades", ha defendido.
CARÁCTER PLURINACIONAL
Por ello, ha asegurado que "en Euskadi vivimos el momento de la colaboración, comprometidos con un nuevo futuro" y ha reiterado que "el PNV se compromete con el acuerdo y el pacto", un "Pacto de convivencia con el Estado, que debe asumir un modelo que reconozca su carácter plurinacional".
"El voto al PNV es la garantía de que cambien las políticas en España y se garantice la respuesta a la agenda vasca, la defensa de los intereses de Euskadi", ha concluido.
Mikel Legarda, por su parte, ha pedido a los alaveses y vitorianos que reflexionen sobre quién defiende "lo suyo" en el Congreso y que después "marquen la diferencia con su voto" porque "la sociedad vasca es diferente, estamos haciendo las cosas diferentes".
"Hay que ir a Madrid a marcar la diferencia porque para el PNV existe otra manera de hacer política sin atajos, con la palabra, con la persuasión, con el acuerdo y los pactos, con estabilidad institucional.
La gobernabilidad, es parte de nuestro ideario político", ha asegurado.
Legarda ha asegurado que el PNV "sólo traza líneas verdes que son valores de confianza, de compromiso, de fidelidad". "Para el PNV hay una cosa que no ha cambiado en 121 años. Lo primero es Euskadi. Nuestra prioridad son los vascos, los alaveses y la ciudadanía de Vitoria, las personas", ha subrayado.
Asimismo, ha puesto en valor la "lucha" del PNV que "gota a gota, día a día, desde el siglo XIX, ha luchado por un modelo municipal propio que entronque con nuestros Derechos Históricos, con nuestra foralidad local". "Esto, y no otra cosa, es la Agenda Vasca. Por eso, es importante tener un grupo parlamentario nacionalista vasco en Madrid lo más fuerte posible porque nadie nos va a sacar las castañas del fuego", ha advertido.
BALANCE MUNICIPAL
Por último, el alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran, ha realizado un balance de su primer año al frente del gobierno municipal de la capital alavesa en el que ha afirmado que el PNV ha conseguido "coser la fractura social provocada por el discurso irresponsable y radical del PP de Maroto".
Asimismo, ha señalado que en este año también han tenido que
"sortear las dificultades económicas para no ver mermados los servicios públicos y la atención a la ciudadanía" haciendo frente al "agujero económico de 68 millones que dejó el PP".
"Esto es lo que dejó en herencia el PP de Maroto a todos los gasteiztarras: conflicto y fractura social en la calle a cuenta de un discurso xenófobo, cargado de hostilidad; y una tremenda deuda económica de 68 millones de euros ocultada a la ciudadanía", ha resumido.
En este sentido, ha asegurado que "en julio no había ni para la gasolina de los autobuses urbanos" mientras que el PP destinaba el dinero para "firmar el alquiler de los locales de San Antonio, que ha supuesto un importante daño económico para la ciudad". "Esto no lo digo yo, lo dice la jueza que le ha condenado a Maroto y que ahora le obliga a pagar de su bolsillo una multa de 400.000 euros", ha recordado.
Urtaran ha asegurado que "con el PP de Maroto había fractura social y deuda económica", mientras que con el PNV hay "más convivencia, más respeto, más diálogo, más acuerdo político, más sensibilidad social y una gestión económica mucho más rigurosa".
En este sentido, se ha dirigido a EH Bildu para aclarar que el PNV no exigió la Alcaldía para "lograr el cambio político en la ciudad", sino que "constató" que "el cambio político en Gasteiz solo podía venir con el PNV en la Alcaldía, porque Bildu no apoyaba al PSE, el PSE no apoyaba a Bildu y ambos sí que apoyarían un gobierno del PNV".
"Por eso asumimos esta responsabilidad. Nosotros hemos cumplido y vamos a cumplir nuestra parte del trato. Asumir el gobierno en estas condiciones. Espero que el resto de fuerzas que impulsaron el cambio político en Gasteiz cumplan su parte y faciliten la materialización del cambio", ha indicado.