Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PNV y la izquierda abertzale, juntos 15 años después

9 de enero de 1999. Fue la última vez que PNV y la izquierda abertzale se manifestaban juntos. ETA había declarado una tregua cuatro meses antes y las fuerzas nacionalistas acababan de firmar el pacto de Lizarra que luego fue de legislatura en Euskadi. Con Pedro Antonio Blanco primero y Fernando Buesa y Jorge Díez después, ETA finiquitó ese idilio. Han pasado 15 años. Desde entonces, cada enero el mundo abertzale ha celebrado este acto en favor de los presos de la banda terrorista. Y ni siquiera hace dos años, tras el comunicado etarra de cese definitivo de su actividad armada, contó con el apoyo del PNV, que exigía más a ese mundo, que reclamaran el desarme y la disolución de ETA. Y eso no ha ocurrido, pero el Partido Nacionalista Vasco ha dado este paso frente a la prohibición de la Audiencia Nacional. "Una situación excepcional", alegaba Andoni Ortúzar, presidente del PNV. Para parar, dicen, esa sensación de bloqueo del proceso de paz. "Inquieta ver al principal partido de Euskadi encabezando manifestaciones con quienes ayer nos gritaban "ETA mátalos". Lo importante en Euskadi no son los presos de ETA. Lo importante en Euskadi es la libertad", indicaba Arantza Quiroga, presidenta del Partido Popular del País Vasco. Las víctimas tienen previsto también dejarse ver esta misma tarde al final del recorrido, para recibir con sus manos blancas a los manifestantes.