Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PNV dice que la política penitenciaria no es su "primera prioridad" en la negociación con el PSOE

Los socialistas están dispuestos a cerrar un acuerdo específico con los nacionalistas vascos, del que también consultarían a las bases
El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, ha revelado este miércoles que la política penitenciaria no será su "primera prioridad" en la negociación con el PSOE para un posible acuerdo para la investidura de Pedro Sánchez y ha garantizado que existe "voluntad" en ambas formaciones para intentar llegar a un punto de encuentro.
Así lo ha explicado Esteban en rueda de prensa en el Congreso después de la primera reunión entre los equipos negociadores de PSOE y PNV, en la que ha asegurado que no han abordado en profundidad el asunto de la política penitenciaria y sólo han hablado "de forma genérica" del Plan de Paz y Convivencia que reclama el Gobierno vasco y del modelo territorial.
"¿Es (la política penitenciaria) la primera prioridad para el PNV en la negociación? No", ha resumido el portavoz parlamentario de los nacionalistas vascos, que, sin embargo, sí ha defendido que se trata de un asunto que cualquier Gobierno "debería enfrentar".
A su juicio, hay que dar además "una salida" al "problema de la convivencia" existente en el País Vasco, que "ha dejado muchas heridas" durante "muchos años". Sin embargo, ha insistido en que no se ha tratado este asunto durante el encuentro de este miércoles con los socialistas.
Esteban ha garantizado la disposición del PNV a favorecer la "gobernabilidad" y ha explicado que su voluntad es firmar un acuerdo bilateral con el PSOE que "no interfiera" en sus pactos con otras formaciones políticas, sean las que sean, ya que no ha puesto vetos ningún partido pese a que algunos de ellos, sobre todo de Ciudadanos, pueden defender posiciones que "causarían problemas".
Según ha recordado, el PNV apoyó la investidura de José María Aznar como presidente del Gobierno, por lo que ahora también tendrían la puerta abierta a apoyar cualquier tipo de pacto siempre y cuando no incluya en su agenda temas que "chirríen" con los principios de los nacionalistas vascos. Por ejemplo ha señalado el Concierto vasco, cuyo "cuestionamiento" en ningún caso puede estar encima de la mesa.
Por su parte, el portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, ha apuntado que, dada la "especificidad" de la agenda, lo "lógico" es que, si se logra, haya un acuerdo concreto con el PNV, al margen del que se pueda alcanzar con otra organización.
Además, ha explicado que este hipotético acuerdo también se sometería a la opinión de los militantes, en un formato que se tendrá que detallar.
DEFENSA DEL AUTOGOBIERNO
Esteban ha avanzado que el PNV será "muy celoso" del respeto y defensa del autogobierno, y así se lo ha trasladado al PSOE, ya que considera que algunos de los puntos incluidos en el documento negociador de los socialistas no respetan las competencias de las comunidades autónomas, como por ejemplo su voluntad de poner en marcha un plan de restauración de ríos y humedales. "Eso no es competencia del Estado", ha advertido.
Y también ha asegurado que pedirán una agenda que dé "estabilidad" al problema territorial y lo afronte "con realismo". A su juicio, hay que "reflexionar" sobre este asunto y "reordenarlo todo desde la lealtad institucional pero también conscientes de que en Cataluña y Euskadi hay una sensibilidad especial de autogobierno".
Sin embargo, no ha concretado la postura que el PNV defenderá durante las negociaciones y ha insistido en que están dispuestos a "colaborar, dar ideas y opiniones". Lo que sí ha hecho ha sido aludir al denominado Plan Ibarretxe defendido por el exlehendakari en las Cortes Generales en 2005, que cree que "habría que leerlo" porque hubiera podido contener "soluciones prácticas también para otros". "Hay que eliminar prejuicios y escuchar", ha recomendado.
En su rueda de prensa, posterior a la del portavoz del PNV, Hernando ha dejado claro el "respeto" del PSOE al autogobierno vasco y a una mejora de su concreción, así como a sus competencias estatutarias.
"Nada más lejos que tener un espíritu recentralizador", ha asegurado el socialista, dejando claro que su objetivo es hacer lo contrario a lo que ha hecho el PP estos cuatro años y avanzar hacia "una España plural y diversa".
EL PSOE QUIERE UN ACUERDO AMPLIO
Previamente, Esteban no ha querido dar más detalles de cuál puede ser el sentido del voto del PNV en la investidura de Pedro Sánchez y ha emplazado al rumbo de las negociaciones --"el camino se hace andando"--, a la vez que ha revelado que tiene la sensación de que los socialistas quieren un acuerdo "lo más amplio posible".
En cualquier caso, a él le parecería adecuado que la investidura se celebrase la primera semana de marzo porque "se necesita un tiempo" para hablar con todas las formaciones políticas desde la designación del Rey.
Hernando ha insistido después en que la intención de los socialistas es que sea "los primeros días de marzo" y "cuanto antes mejor", si bien no ha concretado si considera que esto implica que no descarten irse a la segunda semana del mes.