Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PNV pide "responsabilidad" a los partidos y cree que "Sánchez e Iglesias tienen que empezar a encontrar una solución"

Está previsto que las elecciones vascas se celebren "cuando tocan", aunque "en ningún caso" desea "un efecto contagio" con el Estado
El responsable del Área Institucional del EBB del PNV, Koldo Mediavilla, ha pedido "responsabilidad" a los "partidos mayoritarios" en el Estado y, en este sentido, ha afirmado que, de cara a la reunión de esta semana entre el líder del PSOE, Pedro Sánchez, y el de Podemos, Pablo Iglesias, "tienen que empezar a encontrar una solución para que las elecciones generales no se repitan".
En una entrevista a RNE, recogida por Europa Press, el dirigente jeltzale ha afirmado que al PNV "le gustaría que los partidos mayoritarios del Estado tuvieran un grado de responsabilidad evidente". "No entendemos cómo se ha producido proceso de negociación en el que todo es táctico, todo son titulares, todos son filtraciones y todo son elementos para los medios de comunicación", ha añadido.
Por ello, ha considerado que "ha llegado el momento de la responsabilidad y la hora de establecer un proceso de negociación entre ellos que posibilite, cuando menos, una investidura". De este modo, ha planteado que sería "complicado explicar a los pensionistas, que acaban de tener una subida de pensiones de 2 euros, que la repetición de elecciones llevaría al Estado a un gasto 130 millones".
A su entender, "en aras a la responsabilidad, los partidos mayoritarios y, en este caso, Iglesias y Sánchez, que tienen un encuentro, tienen que empezar a encontrar una solución para que las elecciones generales no se repitan".
Asimismo, ha señalado que "no quisiéramos que la actual dinámica que se vive en el Estado con la imposibilidad, hasta el momento, de fraguar una investidura se trasladara al ámbito vasco", donde existe "una situación de mayor sosiego, tranquilidad, estabilidad, certidumbre".
Por ello, ha manifestado que, "en ningún caso, pretendemos que la desestabilización política que existe en el Estado pueda provocar un efecto contagio en Euskadi". No obstante, ha remarcado que "inicialmente las elecciones vascas está previsto que se celebren cuando toquen, es decir, en octubre".
EL ABERRI EGUNA
En relación a la celebración del Aberri Eguna este pasado domingo, ha destacado que "sigue habiendo muchos vascos" que conmemoran esa fecha "como un elemento de reivindicación nacional", aunque ha dicho entender a "quienes no lo celebren". En su opinión, "tiene que darse una situación de reconocimiento nacional para que la normalización política sea plena".
Por ello, ha indicado que el hecho de que "partidos emergentes se unen a festividad reivindicativa" es un "elemento destacable". "Nosotros no lo hacemos desde ámbito excluyente", ha precisado.
De este modo, el dirigente del PNV ha señalado que le parece "bien" que Podemos "asuma un principio del derecho a decidir", que es un "derecho democrático básico". No obstante, ha añadido que "extraña" que se celebre "un día de la patria sin patria".
Preguntado por las posibilidades de acuerdo con EH Bildu, ha afirmado que el PNV va a intentar llegar a "un mínimo común denominador" en el ámbito de la Ponencia de Autogobierno del Parlamento vasco no solo con la izquierda abertzale, sino, "si es posible, con el PSE" para dejar "unas bases, aunque sean mínimas, para que en el próximo mandato podamos asumir la construcción de un nuevo estatus con un amplio apoyo, que posibilitara un nuevo marco de convivencia para todos los vascos".
EL COMUNICADO DE ETA
Finalmente, se ha referido al último comunicado de ETA, señalando que "no se merece ni siquiera una respuesta a su literatura desfasada y fuera de lugar".
"Escuchar estas cosas me resulta absolutamente lamentable, máxime cuando ni siquiera ha sido capaz de hacer una reflexión interna sobre daño injusto causado por su actividad pasada. Está fuera de lugar y que no merecería, a nivel político, ningún tipo de valoración ni consideración", ha concluido.