Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PP-A prevé que el Gobierno de Díaz sea "más sectario y partidista" que el de Griñán, el "peor presidente" de la Junta

El Partido Popular andaluz prevé que el nuevo Gobierno andaluz que conforme la todavía consejera de Presidencia e Igualdad, Susana Díaz, sea "más sectario y partidista" que el de su antecesor en la Presidencia de la Junta, José Antonio Griñán, al que califica como el "peor presidente" de Andalucía y el que "más daño ha hecho a los andaluces".
Así lo ha señalado este martes en rueda de prensa el secretario general del PP-A, José Luis Sanz, quien duda de que la dirigente socialista vaya a poner en marcha políticas que supongan un "cambio radical" respecto a lo hecho por Griñán y de que haga las "reformas" que, en su opinión, serían necesarias para sacar a Andalucía de la crisis y de la "herencia socialista".
"Díaz no va a suponer ningún cambio radical en políticas de empleo o en políticas económicas, sino más bien todo lo contrario; será un giro hacia políticas mucho más sectarias", ha recalcado el 'número dos' del PP-A, que ve en la "trayectoria" política de Díaz una tendencia "más sectaria, que no de izquierdas, y más partidista".
En ese sentido, ha augurado que la futura presidenta de la Junta de Andalucía y el PSOE-A "cederán una vez más ante las peticiones" de su socio de Gobierno, IULV-CA, y conformarán, por tanto, un Gobierno andaluz que seguirá, al menos en los próximos seis meses, instalado en la "parálisis".
Según Sanz, los andaluces llevan "un año y medio con un Gobierno que está de vacaciones" y que no ha puesto en marcha "ni una sola reforma contra el paro" y seguirán así "seis meses más" mientras que Díaz designa a los respectivos consejeros y reestructura los diferentes departamentos de la Junta de Andalucía.
"Los andaluces van a perder más de la mitad de la legislatura porque han decidido resolver los problemas personales del señor Griñán y los problemas internos del PSOE-A con la ayuda cómplice de IULV-CA, que está ayudando a tapar la corrupción y se está convirtiendo en el mejor apoyo de esta parálisis y estancamiento que vive Andalucía", ha argumentado al respecto.
El secretario general del PP-A también ha advertido a Díaz que, cuando "herede" la Junta, la "heredará" en su conjunto, "con el paro, la corrupción, el enchufismo y la responsabilidad política" en el caso de los expedientes de regulación de empleo (ERE) porque, según ha argumentado, "hasta que el PSOE-A no diga la verdad sobre los ERE, quien herede la Junta y la dirección del partido hereda también esta responsabilidad política".
LA HERENCIA DE GRIÑÁN
Igualmente, Sanz cree que Díaz va a asumir la "herencia" de Griñán, la cual ha resumido en cinco puntos básicos como son "el paro, el fracaso escolar, la presión fiscal, la bancarrota y la confrontación y la corrupción".
Es por ello por lo que ha reiterado en distintas ocasiones que el presidente saliente se ha "consolidado como el peor presidente y el que más daño a hecho a Andalucía" y el que, además, no ha tenido la "vergüenza política de pedir perdón a los andaluces" por su gestión en la rueda de prensa que dio la semana pasada como despedida.
Según el PP-A, Griñán no sólo no ha valorado los "más de 15.000 millones de euros" que el Gobierno de Rajoy ha transferido a la comunidad autónoma en los presupuestos de 2013 --tampoco, a su juicio, los más de 80.000 millones que desde el año 1986 le ha aportado la Unión Europea-- sino que, además, ha dejado a Andalucía con cifras peores de empleo a las que había cuando asumió el cargo de presidente en 2009.
Tras recordar que el socialista "deja a 442.000 parados más" que a su llegada a la Presidencia de la Junta y a "uno de cada cinco hogares andaluces con todos sus miembros en paro", Sanz también le ha afeado que "presuma de educación pública" cuando la comunidad "ha despedido a 7.500" empleados públicos de la enseñanza y que haya convertido a Andalucía en la autonomía "más morosa" y con unas cuentas "casi en bancarrota" pese a ser, al mismo tiempo, la comunidad con "mayor presión fiscal" de todo el país.
Con todo, lo que más preocupa al PP-A es que Griñán, en palabras de Sanz, haya utilizado la "estrategia de la confrontación" como "epicentro" de sus políticas para "tapar la incapacidad, la incompetencia, la parálisis y la corrupción protagonizada por el PSOE-A". "Esta es la herencia de Griñán y mucho nos tememos que esto no va a mejorar venga quien venga, que aplicará las mismas políticas del PSOE-A que nos han traído hasta aquí", ha concluido el 'popular'.