Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PP-A afirma que la Junta andaluza tiene que abonar 286 millones hasta 2017 por la refinanciación de los ERE

Dice que la Junta confirma la existencia de intermediarios, una figura "sin cabida en la administración pública y con comisiones de hasta el 20%"
El portavoz del Grupo Popular en el Parlamento de Andalucía, Carlos Rojas, ha afirmado que la Junta de Andalucía tendrá que abonar un total de 286 millones de euros hasta 2017 en concepto de refinanciación de las pólizas de las aseguradoras relacionadas con las prejubilaciones ligadas los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) tramitados por la Administración regional.
En rueda de prensa, Rojas ha explicado que de estos 286 millones, 252 millones son el montante pendiente de refinanciar, mientras que los intereses ascienden a 33 millones, según los datos extraídos de la documentación aportada por la Junta a la comisión de investigación creada en el Parlamento andaluz sobre el caso de las irregularidades en los ERE tramitados por ésta. Así, señala que se trata de un montante que la Junta debe ir abonando a las aseguradoras que pagan a los prejubilados, cuantías que "ahora no se están pagando por la morosidad de la Junta".
"Ésta documentación pone a la Junta en el disparadero por su actitud de falta de transparencia y mentiras sobre una trama fraudulenta que supone un punto negro para la Administración regional y para todos los andaluces", subraya Rojas, que exige que se depuren "responsabilidades políticas" de todos los que autorizaron y gestionaron estos ERE.
En este marco, subraya que las empresas eran "siempre las mismas", por lo que se pregunta qué proceso se seguía para elegir a las aseguradoras o si se "elegían directamente a dedo", además de cuestionar por quién hacía esta selección. "Hay sido un disparate comandado por el PSOE que ha supuesto un escándalo sin precedentes del que tienen que verse las responsabilidades", sentencia.
Rojas advierte además de que en la documentación remitida a la comisión de investigación la Junta "confirma" la existencia de intermediarios que se encargaban de cerrar los montantes con las aseguradoras, unos intermedarios que recibían comisiones de "entre el diez y el 20 por ciento", unas cifras "astronómicas y muy superiores al tres o el cuatro por ciento establecido por el mercado". A esto añade que esta figura del intermediario tenía "autorización expresa de la Junta", a pesar de que "no tiene cabida en la Administración pública".
"Estas autorizaciones provenían de la Consejería de Hacienda, que estaba en manos de José Antonio Griñán, por lo que todo la responsabilidad política de este fraude monumental apuntan al presidente de la Junta", sentencia, tras insistir en la existencia de una "trama premeditada, con una red clientelar de pago de favores". Critica además la "falta de control" del dinero existente en la Junta y la "ocultación" de información.
JUNTA, "RESPONSABLE ÚLTIMA" CON GENERALI
Preguntado por la situación de la aseguradora Generali, asegura que la Junta es la "responsable del impago y la falta de previsión que provienen de su falta de control", por lo que la "responsabilidad última de la situación es la Administración andaluza".
"La Junta debe dinero a mucha gente y debe ser responsable de sus actos en vez de mentir descaradamente", advierte Rojas, que pide que negocie ahora del modo "más favorable posible para los andaluces" y que se terminen con los "impagos".