Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PP-A achaca a la "mastodóntica" Administración paralela de la Junta el que aún no se sepa cuántos empleados públicos hay

El coordinador de Economía y Hacienda del PP-A, Rafael Carmona, ha achacado este miércoles a la "mastodóntica e ingobernable" Administración "paralela" de la Junta de Andalucía el hecho de que aún no se sepa cuál es el número exacto de empleados públicos que hay en Andalucía y que la consejera de Hacienda, Carmen Martínez Aguayo, haya tenido que dar un plazo de tres meses a las agencias de régimen especial, agencias públicas empresariales, sociedades mercantiles, consorcios y fundaciones del sector público andaluz para que informen sobre sus gastos de personal al Gobierno andaluz.
A preguntas de los medios de comunicación, Salas ha dicho que es "muy llamativo que la Junta ahora esté otra vez solicitando la información de cuántas personas trabajan en las empresas públicas porque eso demuestra el desconocimiento absoluto de su propia estructura paralela". En su opinión, esto responde a que en los últimos tiempos "han florecido un número importantísimo de empresas, consorcios y fundaciones" cuyos puestos de trabajo "han sido ocupados por personas cercanas al PSOE".
"Tenemos una administración mastodóntica e ingobernable como pone de manifiesto esa actitud de la Junta intentando conocer cuántas son las personas que trabajan y cobran del erario público", ha recalcado.
Por su parte, el secretario general del grupo parlamentario popular, Rafael Salas, ha señalado que lo "desastroso" es que la consejera ya elaborar un decreto en otoño de 2010 "precisamente para conocer este entramado de empresas públicas" y que, dos años más tarde, "todavía no conozcamos cuántas personas trabajan en este sector desmadrado" que, a su juicio, "cuesta mucho dinero y duplica funciones".
Según Salas, este decreto de 2010 no solo "ha surtido poco efecto" sino que, además, pone de manifiesto que "las empresas públicas no obedecen a la consejera o que es tal el desmadre que es imposible de saber qué esta pasando en las empresas públicas, fundaciones y consorcios".