Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PP y CiU rechazan en el Congreso extender las incompatibilidades a los mandos militares que adjudican contratos

La Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados, con los votos de PP y CiU, ha rechazado este lunes una proposición no de ley de UPyD en la que se pedía llevar a cabo las modificaciones legislativas necesarias para actualizar, en lo que respecta a los altos mandos de las Fuerzas Armadas, la Ley de regulación de los conflictos de intereses de los miembros del Gobierno y de los altos cargos de la Administración.
La diputada de UPyD Irene Lozano ha explicado durante la sesión de la comisión que en el ámbito militar el régimen de incompatibilidades está regulado por un decreto que data del año 1986 y que no ha venido siendo actualizado junto con las modificaciones que han ido sufriendo las sucesivas leyes que afectan al personal de las administraciones públicas.
De ahí que, para UPyD, haga falta una "adaptación de una legislación que parece estar obsoleta" y que "debe desarrollar la especial situación del personal militar que desempeña funciones de alto cargo de la Administración Pública y que participa en cuestiones tan relevantes como las decisiones clave de algo tan serio como la defensa nacional".
'PUERTA GIRATORIA' EN DEFENSA
A su juicio, uno de los casos "más llamativos" de conflicto de intereses es el conocido como 'puerta giratoria', es decir, altos cargos del sector público que, una vez abandonan este puesto, pasan a consejos de administración de empresas privadas relacionadas con la materia en la que tuvieron responsabilidades. Y, en este caso, el área de la Defensa "no está exenta de estas situaciones", según ha advertido Lozano.
Es más, para la diputada, los casos de 'puerta giratoria' en el ámbito de la Defensa son "frecuentes" y en muchos casos no se busca el "conocimiento" del exalto cargo en esta materia, sino "sus contactos para tener acceso a nuevos contratos o información privilegiada".
Además, ha lamentado el "gran negocio" que han podido suponer los grandes programas de armamento así como la "opacidad en torno a ellos" que, en su opinión, impera en este sector, lo cual "puede favorecer que se den comportamientos como los que trata de prevenir" la Ley de incompatibilidades.
Por todo ello, la diputada de UPyD ha advertido de que son necesarias "reglas claras y estables" en este asunto para que también se pueda demostrar a los ciudadanos que cuando se ejerce un cargo público se hace "por el interés general y no por el interés particular".
LAS FUERZAS ARMADAS, INSTITUCIÓN "EJEMPLAR"
No obstante, la iniciativa de la formación magenta no ha contado con el apoyo del Grupo Popular, cuya diputada Carmen Álvarez-Arenas ha criticado que UPyD "haga sugerencias de que existe corrupción en las Fuerzas Armadas", una institución "ejemplar" en la que, según ha recordado, no se ha conocido "ningún escándalo" de este tipo.
Su motivo para rechazar la proposición no de ley es que, a su juicio, sí existe regulación acerca de los conflictos de intereses en lo que se refiere a los altos cargos de la Administración que al mismo tiempo son militares. Otra cosa, ha remarcado, son los altos mandos de las Fuerzas Armadas, pero esta figura "no está definida jurídicamente".
"La cuestión a la que se refiere (UPyD) está absolutamente regulada. Tiene sus cauces de control. Si lo que se quiere es incrementar o modernizar, se podrá hacer, pero los conflictos de intereses están regulados", ha insistido.
APROVECHAR EL PLAN DE REGENERACIÓN DEMOCRÁTICA
El diputado de CiU Jordi Xuclà también ha votado en contra de la iniciativa alegando que el Gobierno ha puesto en marcha un Plan de Regeneración Democrática, dentro del cual se está elaborando un proyecto de ley reguladora del ejercicio de altos cargos en la Administración General del Estado que, según ha dicho, afectará también a los militares.
La proposición no de ley de UPyD sí ha contado con el voto favorable del PSOE, que aunque ha compartido los argumentos del Grupo Popular, sí ha reconocido que los conflictos de intereses de los altos cargos militares de la Administración sí podrían ser "regulados de otra manera", para lo cual ha indicado que el Plan de Regeneración Democrática podría ser "un buen momento".