Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP de la Diputación de Barcelona avisa a Montoro de que el ente podría tributar a la ATC

El portavoz del PP en la Diputación de Barcelona, Ramón Riera, ha advertido al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, de la posibilidad de que de la institución provincial vaya a "pagar las retenciones del IRPF de sus empleados a través de la llamada hacienda catalana", la Agencia Tributaria Catalana (ATC).
Lo ha hecho en una reunión que han mantenido este viernes ambos representantes en Madrid, en la que también le ha explicado que ha preguntado en diversas ocasiones a la Diputación por este asunto sólo ha recibido evasivas, ha informado el PP catalán en un comunicado.
"Existe un secretismo en los planes que el gobierno de la Diputación está preparando" en materia tributaria y que piensa poner en marcha en los próximos meses, ha asegurado.
Según Riera, Montoro se ha comprometido a "seguir y estudiar con todo detalle la evolución de esta maniobra en clara sintonía con la voluntad de desconexión" de la Generalitat con el resto del Estado.
El ministro le ha garantizado el "cumplimiento de la legislación tributaria" en la Diputación de Barcelona y el resto de las instituciones catalanas.
Riera también ha informado a Montoro de que los diputados y asesores del PP catalán en la Diputación de Barcelona expresarán por escrito "la negativa a que sus retenciones sean derivadas a la hacienda catalana, al no tener ninguna garantía de que el gobierno separatista no utilice este dinero para financiar el proceso de ruptura".
"El proyecto de la agencia tributaria catalana va a ser la clave para la denominada desconexión. Si consiguen el dinero y la información, la independencia está servida", ha asegurado Riera.
También ha pedido frenar esta "deriva independentista" y ha acusado a la Generalitat de utilizar a sus empleados como escudos para llevar a cabo el proceso soberanista.