Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP avisa de que, aunque ETA "no va a volver porque está derrotada", todavía hay "cafres que queman autobuses"

El portavoz parlamentario del PP vasco y presidente de esta formación en Guipúzcoa, Borja Sémper ha considerado que ETA "no va a volver porque está derrotada", pero considera que todavía hay "cafres que queman autobuses" en alusión a los cinco atacados la pasada semana en Loiu (Vizcaya). Además, ha pedido a la izquierda abertzale que "reconozca que su papel en la justificación política de la violencia ha sido un gravísimo error".
En declaraciones a Radio Euskadi, recogidas por Europa Press, Sémper ha señalado que la violencia, "tal como la hemos conocido, no va a volver porque ETA está derrotada".
"Sus estructuras militares, como ellos dicen, están bien derrotadas. Ahora hace falta que se disuelva, ya que no sé por qué tenemos que soportar que exista, aunque sea nominalmente, una banda terrorista que ha asesinado en nombre de todos los vascos", ha indicado.
LA IZQUIERDA ABERTZALE
No obstante, ha recordado que aún "no estamos exentos de que haya cafres que decidan quemar autobuses" porque tantas décadas de terrorismo han dejado, "además de mucho sufrimiento, un poso de odio". "Mucha gente ha crecido en una cultura de violencia. Gente a la que les han dicho que asesinar estaba justificado y lo han justificado políticamente. Me refiero a la izquierda abertzale", ha criticado.
A su juicio, esto ha generado que una parte de la población considere que la violencia está justificada y, por ello, "hay que hacer apología de la democracia".
Por ello, considera "importante" que, cuando suceden hechos como la quema de autobuses, "la izquierda abertzale sea muy contundente". En este sentido, le ha reclamado que "reconozca que su papel en la justificación política de la violencia no ha tenido un pase y ha sido un gravísimo error", ha finalizado.