Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP admite que España "tiene problemas de corrupción" pero defiende que "pertenecen más al pasado que al presente"

El portavoz del PP en la Comisión Constitucional del Congreso, Pedro Gómez de la Serna, ha admitido este lunes que España "tiene problemas de corrupción", pero ha defendido que éstos "pertenecen más al pasado que al presente".
Así lo ha puesto de manifiesto Gómez de la Serna durante su intervención en la citada comisión parlamentaria, donde ha comparecido el último grupo de expertos para ofrecer sus 'recetas' anticorrupción y sus medidas en pro de la regeneración democrática.
El dirigente 'popular' ha reconocido que el país "tiene problemas de corrupción" pero ha recalcado que "hay que distinguir y tener cuidado" entre este fenómeno y la percepción que de él se tiene. "La desafección existe, pero tiene un origen múltiple, uno es la corrupción pero no es el único", ha apuntado.
"TOLERANCIA CERO" FRENTE A ESTAS PRÁCTICAS
Ahora bien, Gómez de la Serna ha querido dejar claro --"y espero que nadie se escandalice", ha dicho-- que la corrupción "pertenece más al pasado que al presente" porque se ha creado un clima social, político y jurídico de "tolerancia cero" hacia este tipo de comportamientos.
Pero también porque, según todas las plataformas y ONG independientes --como Transparencia Internacional-- que han analizado a nuestro país, fundamentalmente los problemas de corrupción derivan "de la complejidad y la falta de control" del planeamiento urbanístico, es decir, del mercado inmobiliario, que está en este momento en "una atonía absoluta".
"Hablamos en el volumen más de un problema del pasado que del presente", ha insistido el parlamentario 'popular', quien, pese a todo, ha remarcado que hay que ser "implacables" y "ejemplares" contra la corrupción.