Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP catalán dice que Generalitat y Mossos han dado orden de que no haya detenciones en el barrio de Gràcia

El coordinador del PP catalán, Xavier García-Albiol, ha tachado de "inadmisible" que se haya detenido a una sola persona en tres días de disturbios en el barrio de Gràcia de Barcelona, tras el desalojo de una sucursal bancaria 'okupada', y cree que eso pone de manifiesto que ha habido "una instrucción clara por parte de las Gobierno de Cataluña y de los Mossos de que no haya detenciones".
En declaraciones a la Cope, recogidas por Europa Press, ha dicho que no puede creerse que la Policía catalana no sea suficientemente efectiva para detener a al menos parte de los responsables de los disturbios. Es más, cree que "la prueba de que tiene que haber algún tipo de componenda" es que en las protestas han pariticipado "diputados del Parlament y un concejal de la CUP".
Además, ha opinado que a la alcaldesa de la ciudad, Ada Colau, "le gustaría estar en el otro lado de los containers porque siempre se ha definido como antisistema".
Albiol ha dicho no saber si el PP conocía que el anterior alcalde de Barcelona, el 'convergente' Xavier Trias, estaba pagando el alquiler del local. No obstante, aunque ha emplazado a preguntar al portavoz municipal, Alberto Fernández Díaz, supone que no era el caso porque lo habrían denunciado como "inadmisible".
Según ha dicho, eso habría sido más propio de Colau o de la CUP pero no de alguien de CiU, y lo ha equiparado con pagar un "impuesto revolucionario" a una mafia. "Produce vergüenza y pone de manifiesto hasta qué punto la política catalana se está degradando", ha resumido.
Por último, ha rechazado que el PSC haya entrado en el Gobierno municipal de Barcelona "para enderezar" su rumbo, y cree más bien que es para "tocar poder" y poder "colocar" a gente, y no quedar en situación de "absoluta intrascendencia".
A su modo de ver, los socialistas van a servir de "muleta" a Colau, no a moderar que sería "lo deseable", y ha argumentado que su actitud quedó clara la semana pasada, cuando "ni saludaron" a las víctimas del terrorismo en el Parlamento catalán, y cuando han apoyado el independentismo en el nivel municipal.