Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PP, PSOE, CiU y PNV rechazan en el Congreso abrir ahora la reforma del sistema de elección de diputados

UPyD presenta un nuevo modelo que relega a los nacionalistas, impide tener más escaños con menos votos, y permite listas desbloqueadas
El PP, el PSOE y los nacionalistas de CiU y del PNV han rechazado abrir ahora en el Congreso la reforma del sistema de elección de diputados, alegando que no hay consenso para ello y que apenas resta un año para las próximas elecciones generales.
El portavoz de UPyD, Carlos Martínez Gorriarán, defendió este miércoles en el Pleno del Congreso una proposición de ley de reforma de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) que persigue cambiar el reparto de escaños en la Cámara Baja con un nuevo sistema que relegaría a las formaciones de ámbito territorial y que permitiría, además, listas desbloqueadas.
El partido que capitanea Rosa Díez sostiene que el vigente sistema electoral, diseñado en la Transición, debe ser revisado para garantizar el principio de igualdad (igualdad de sufragio) como los partidos políticos o candidatos que éstos presentan (igualdad de oportunidades)".
SIN REFORMAR LA CONSTITUCIÓN
Gorriarán ha querido dejar claro que su modelo pretende "corregir" los "desajustes" del sistema electoral vigente "sin necesidad de modificar la Constitución, que obliga a utilizar la provincia como circunscripción electoral, ni variar el tamaño del Congreso" de los Diputados (350 diputados).
Para ello, UPyD aboga por utilizar el denominado reparto "biproporcional, un sistema reciente de apenas dos décadas que ya se aplica en algunos cantones suizos. En primer lugar, se determina que el número de escaños de cada circunscripción se asigna en función de su población, rebajando de dos a uno el mínimo de diputados por provincia, con lo que sumarían 52, y los otros 298 escaños se podrían distribuir en función de la población de cada circunscripción.
Después, el número de escaños de cada partido se reparte en función de sus votos totales, de tal manera que "ningún partido que supere a otro en votos debe recibir menos escaños que ese otro". Actualmente CiU tiene más escaños que Izquierda Plural, pese a haber recibido menos votos, y el PNV tiene los mismos escaños que UPyD, a pesar de que el partido magenta recibió más del triple de votos en 2011.
UPyD admite que se trata de un método "más complejo" que el vigente, pero apunta que "si para conseguir un sistema respetuoso con los principios de representatividad y estabilidad se requieren fórmulas más complejas, es obvio que debe ceder la simplicidad a favor de los citados principios".
Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), que también lleva años quejándose del vigente sistema electoral, ha apoyado la admisión a trámite de la iniciativa porque, aunque no está de acuerdo al cien por cien con su contenido, cree que el debate es "pertinente" y que la reforma es "una urgencia democrática del país". "Es un clamor de la calle", ha añadido Joan Josep Nuet.
También el diputado de Compromís-Equo, Joan Baldoví, ha criticado el actual sistema electoral y ha apoyado la tramitación de la propuesta de UPyD, aunque no está de acuerdo en mantener la provincia como circunscripción, pues apuestan por la comunidad autónoma.
Teresa Jordà, de ERC, coincide en que el vigente sistema electoral favorece el bipartidismo, pero niega sobrerepresentación de los partidos territoriales y señala como responsables de los desajustes al PP y al PSOE. Su propuesta es reformar la Constitución y apostar por las comunidades como circunscripción electoral.
Pero el PP ha rechazado abrir ahora este debate, subrayando que la vigente ley electoral nació con un apoyo cercano a la unanimidad y que hasta ahora "ha funcionado bien", y que su reforma no puede abordarse con propuestas unilaterales. Su portavoz, Juan Carlos Vera, ha rechazado el contenido de la iniciativa de UPyD, que a su juicio implica una reforma constitucional para la que no hay consenso.
¿NO A LA REFORMA DE ALCALDES Y SÍ PARA EL CONGRESO?
Ha señalado también la aparente contradicción de UPyD de negarse a abordar ahora un cambio del sistema de elección de alcaldes por las municipales de mayo de 2015, y en cambio pedir una reforma de la elección de diputados cuando también hay elecciones generales el próximo año.
En esa "contradicción" también ha incidido el ponente socialista, Ignacio Sánchez Amor, quien considera "inoportuna" la propuesta de UPyD, cuyo contenido también critica por ser "inconstitucional" y por elegir un mecanismo "barroco y complejo" que sólo puede quien tenga "una mente matemática limpia".
Sánchez Amor admite que el vigente sistema electoral es "muy mejorable" y presenta "problemas de proporcionalidad", pero no cree que la forma de cambiarlo sea traer cada partido su propia propuesta.
En la misma línea, el portavoz del PNV, Aitor Esteban, ha indicado que no es el momento de abrir la reforma, a un año de las elecciones generales, y que la forma de abordar esta cuestión debe ser buscando consensos amplios y no presentando "propuestas tan concretas y cerradas".
Por último Jordi Xuclà, de CiU, ha resaltado que ni coincide con el fondo de la propuesta de UPyD ni con el momento elegido, y ha añadido otro elemento para justificar su rechazo a admitir a trámite la iniciativa: la querella que el partido magenta va a presentar mañana contra el presidente de la Generalitat, Artur Mas, por "prevaricación" al insistir en la consulta soberanista.