Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP acepta "negociar" la rebaja de gastos en el Parlamento gallego pero sin renunciar a la reducción de diputados,

El viceportavoz del PPdeG en la Cámara, Román Rodríguez, ha mostrado este lunes la "disposición" de su grupo para "sentarse y negociar" con el PSdeG sobre los "ahorros" que se pueden lograr en el Parlamento. Eso sí, ha dejado claro que su partido "no renuncia" a suprimir el número de diputados, ya que con ello se enviaría "un mensaje contradictorio y perverso" a la sociedad en un momento en que se le piden "esfuerzos".
"No aceptamos las imposiciones de las minorías, ni chantajes", ha advertido, en rueda de prensa, el dirigente popular, quien ha asegurado que su grupo pretende buscar "más fórmulas" de ahorro, entre las cuales "aceptaría estudiar" una nueva reducción de los salarios de los diputados.
Tras responder a los periodistas que no le consta ninguna comunicación oficial del PSOE para negociar los recortes en la Cámara, ha insistido en que la supresión de escaños se aprobará antes de que finalice la legislatura. "No podemos exigir esfuerzos a la ciudadanía pero, para nosotros, no hacer nada o aplazar lo que hay que hacer", ha argumentado, convencido de que ello precipitaría más "el divorcio entre la sociedad y la política".
La ya existente "desafección" hacia la política por parte de los ciudadanos, de hecho, es para Rodríguez una de las motivaciones de la reducción del Parlamento gallego. "No es sólo por el ahorro, es por enviar un mensaje moral significativo de que, en un momento excepcional, los políticos también hacen un esfuerzo", ha proclamado.
RECORTES, A LOS POLÍTICOS
"La gente quiere que los recortes también le toquen a los políticos", ha insistido en su argumentación Román Rodríguez, convencido de que los representantes públicos "no pueden estar dentro de una cúpula de cristal" o "al margen de las demandas la sociedad".
Acerca de la influencia de los distintos casos de corrupción de políticos en esta idea, ha admitido que es "significativa", aunque ha mantenido que la sociedad en general "no quiere que haya más profesionales de la política".
Por ello, ha tendido la mano al PSdeG para negociar esta supresión de diputados "con ánimo constructivo y positivo" después de observar que el BNG está "más radicalizado". En su oferta de pacto incluye "estudiar" la equiparación de los sueldos de todos los parlamentarios, como han pedido los socialistas.
REDUCIR PRIVILEGIOS
Sobre la posibilidad de reducir "privilegios" de los miembros de la Mesa del Parlamento, como el "piso en Santiago" que se asigna a la presidenta, Rodríguez ha admitido que se podrían "hacer más ajustes" y ha desviado este asunto para su negociación por parte del órgano de gobierno del Pazo do Hórreo.
De todos modos, ha aseverado que "el PSOE no está legitimado" para criticar estas cuestiones cuando "no hizo absolutamente nada" al respecto durante su etapa de gobierno. "Debió prevenir esto antes para evitar que ahora sus críticas caigan tan fácilmente", ha sentenciado.
A mayores, ha acusado a los socialistas de pretender "atemorizar" a la jefa del Legislativo con este tipo de declaraciones y, así, "poner una cortina de humo" que disimule que han sido "pillados con el pie cambiado" por el partido que sostiene al Gobierno con esta reforma del Parlamento.
"AUSTERIDAD"
Finalmente, el diputado del PPdeG ha dado por hecho que los gallegos "entenderán" este mensaje de "austeridad", toda vez que el suyo es "un partido creíble" en este sentido, porque "ya redujo altos cargos y asesores" en el Gobierno gallego. Algo que, como ha remarcado, no se puede extender a los partidos de la oposición, a los que "no les preocupó el ahorro hasta que el PP lo puso sobre la mesa".
A respecto de PSdeG y BNG, ha censurado sus "mensajes gruesos" y la "dinamita dialéctica" con que cargan sus críticas a la reducción de 14 diputados en el Parlamento gallego, pese a que entra dentro de la horquilla que marca el Estatuto de Autonomía.
Preguntado sobre la posibilidad de reducir el número de parlamentarios con otros baremos para evitar una alteración de los resultados, Román Rodríguez ha sostenido que su propuesta "no alteraría ningún gobierno de la reciente historia democrática de Galicia", aunque sí la diferencia de escaños.
EL PARLAMENTO, "EL CENTRO DE LA VIDA POLÍTICA"
Todas estas cuestiones relativas a la reforma de la Cámara gallega se encuadraron en una comparecencia concebida por el PP para afirmar que, durante esta legislatura, la institución ha sido "el centro de la vida política".
De hecho, Rodríguez ha asegurado que el gallego es "el parlamento autonómico" que "más horas trabaja", con 1.180 horas en pleno y 1.680 en comisión, que permitieron aprobar "50 leyes" --algunas "pioneras" o que han sido "referentes" a nivel nacional-- y 509 iniciativas de impulso al Gobierno (proposiciones de ley).
Y, para desmontar las acusaciones de "rodillo" empleadas por la oposición, ha apuntado que, al margen de las 210 proposiciones no de ley aprobadas a instancias de PSOE o BNG, otras 105 impulsadas por el PP contaron con el respaldo, al menos, de uno de estos grupos.