Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mari Mar Blanco pretende compatibilizar su escaño del PP con la Presidencia de la Fundación de Víctimas del Terrorismo

La presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo, Mari Mar Blanco, que fue elegida diputada del PP por Madrid en las elecciones del pasado domingo, pretende seguir al frente de esta entidad al menos unos meses compatibilizando ese cargo con el de parlamentaria nacional.
"No me gusta irme de los sitios corriendo", ha comentado Blanco a Europa Press, recalcando que ambos puestos no son incompatibles y que dejará de estar al frente de la fundación cuando surja la candidatura de alguien que esté listo para sucederla.
Según los estatutos de esta entidad, su presidente lo elige el patronato a propuesta de los miembros institucionales --los subsecretarios de Interior, Hacienda, Presidencia y Educación-- y no hay un tiempo máximo para permanecer en el cargo.
Blanco, hermana de Miguel Ángel Blanco, concejal del PP en Ermua (Vizcaya), secuestrado y asesinado por ETA en 1997, cumplirá el próximo mes de octubre cuatro años como presidenta de la fundación, puesto en el que sustituyó a la ahora eurodiputada de UPyD, Maite Pagazaurtundua.
EN OCTUBRE SE REÚNE EL PATRONATO
Precisamente en octubre está fijada la próxima reunión de su patronato, pero Blanco no ha querido poner una fecha específica a su salida de la fundación. De hecho, sólo avanza que quiere esperar a que se forme Gobierno y que no tiene inconveniente en estar algunos meses más hasta que se acuerde quién la sucede.
Tras ejercer como eurodiputada y diputada en el Parlamento Vasco, Blanco, que desde 2008 forma parte del Comité Ejecutivo Nacional del PP, iniciará en julio una nueva etapa como parlamentaria en el Congreso. En las elecciones de diciembre se quedó a las puertas de lograr el escaño que sí consiguió en las del pasado domingo, en las que volvió a concurrir en el puesto 14 de la lista del PP por Madrid.
La Fundación Víctimas del Terrorismo fue creada en 2001 en virtud del Pacto Antiterrorista firmado entonces por PP y PSOE para divulgar los valores democráticos, la defensa de los derechos humanos y la pluralidad, fomentar una mejor comprensión de la situación del colectivo de víctimas y prestar ayuda a sus familias. En la actualidad sus vicepresidentes son Ángeles Pedraza y Tomás Caballero.