Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP cree que la broma a Rajoy demuestra que no se niega a hablar, pero dice que es Puigdemont quien debe dar el paso

El portavoz parlamentario del PP, Rafael Hernando, cree que la broma que ha sufrido este miércoles el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, demuestra que el líder del PP no está "cerrado" a hablar con el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, aunque ha sostenido que quien debería tomar la iniciativa es el dirigente catalán después de haber sido investido hace diez días.
"¿Ve como no había un problema de incomunicación?", ha sostenido Hernando en rueda de prensa en el Congreso horas después de la broma hecha por la emisora catalana de radio FlaixBac, en la que un imitador de Puigdemont se ha puesto en contacto con Rajoy para pedirle una entrevista.
Sin embargo, el portavoz del PP en el Congreso ha indicado que "lo que se produce normalmente" es que cuando es investido un nuevo presidente autonómico es él quien debe tener la "deferencia" de llamar al jefe del Ejecutivo.
"La broma demuestra que Rajoy no está cerrado a este tipo de llamadas y conversaciones", ha insistido, no sin puntualizar que las relaciones entre la Generalitat y el Gobierno son "una cosa seria" y no le gustan este tipo de cosas. En todo caso, ha recordado que antes han sufrido bromas similares muchos líderes como mundiales, como el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, o el expresidente cubano Fidel Castro.
SÁNCHEZ TAMBIÉN DEBE LLAMAR A RAJOY
En este contexto, Hernando se ha mostrado seguro de que a Rajoy "le gustaría" que le llamara Puigdemont, pero también otros dirigentes como el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. "Nadie entiende que el jefe de la oposición no quiera hablar con el presidente en funciones o con el candidato que ha ganado las elecciones --ha censurado--. "¿Tan mal le ha sentado perder las elecciones? ¿Tanto rencor le guarda?".
Tampoco cree que haya que sacar conclusiones de la afirmación de Rajoy de que tiene la "agenda muy libre" y ha recordado que es presidente del Gobierno en funciones, por lo que no puede tomar decisiones políticas.
Esto es lo que hace que, en vez de "estar adoptando medidas y acometiendo las reformas que España necesitaría", haya que estar esperando a una deicsión del Parlamento. "Esto se puede alargar un tiempo, pero no eternamente", ha reprochado emplazando a que el Rey designe a un candidato para la investidura y, si es Rajoy, llamará al resto de líderes políticos y "se sentará con el resto de formaciones políticas de forma formal".