Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP dice estar abierto a reformar el Reglamento del Congreso, pero rechaza un cambio puntual para interpelar a Rajoy

Toda la oposición apoya al PSOE para empezar por impedir vetos a las comparecencias del presidente del Gobierno
El PP asegura estar dispuesto a abrir la reforma del Reglamento del Congreso, que data de 1982, para discutir todos sus apartados, pero rechaza tomar en consideración una propuesta del PSOE, apoyada por toda la oposición, para empezar por una modificación puntual que impida que el partido mayoritario vete comparecencias del presidente del Gobierno avaladas por el resto de los grupos.
La propuesta del PSOE pasa por introducir un nuevo apartado al artículo 203 del Reglamento del Congreso para dejar claro que, cuando la comparecencia del presidente del Gobierno la pidan todos los grupos de la oposición, habrá de celebrarse en el plazo máximo de diez días.
Según ha explicado el secretario general del Grupo Socialista, Eduardo Madina, Mariano Rajoy es el presidente del Gobierno que "más se esconde", pero "el miedo no es bueno" en política y "agarrota al que lo vive". También ha recordado al PP que las instituciones "no son de los partidos" y que debe permitir un avance en las normas de la Cámara: "Sería bueno para la democracia", ha señalado.
UNA PONENCIA PARADA DESDE ABRIL
Chesús Yuste, de Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), también respaldó la iniciativa aunque cree que hace falta un profundo debate sobre la reforma del reglamento como la que su grupo viene reclamando desde hace un año y que no acaba de arrancar, pese a haberse constituido una ponencia el pasado mes de abril.
Asimismo, los portavoces de UPyD, Rosa Díez, y del PNV, Aitor Esteban, apelaron al PP para aceptar esta reforma puntual del reglamento, recordando a los 'populares' que, en todo caso, disponen de una mayoría absoluta para no pasar apuros.
CiU anunció igualmente su voto a favor, si bien su representante, Monteserrat Surroca, cree que no sólo hay que culpar al PP porque el problema es el funcionamiento bipartidista del Parlamento y la necesidad de reforzar la labor de las minorías.
La propuesta del PSOE contó además con el respaldo de Compromís-Equo, cuyo diputado, Joan Baldoví, volvió a pedir además la dimisión de Rajoy y la convocatoria de elecciones--, del BNG y de Esquerra Republicana, aunque su diputado Joan Tardà aprovechó para tachar de "hipócrita" al PSOE para pedir ahora este cambio cuando hace años tuvo "en la mano" una reforma global del Reglamento de la Cámara que se frustró por el reconocimiento de las lenguas cooficiales.
Pero el portavoz del PP en la Comisión de Reglamento, Ignacio Astarloa, se negó a tomar en consideración la propuesta socialista alegando que la reforma de las reglas de juego exige consenso y eso debe alcanzarse en la ponencia abierta hace unos meses para estudiar cambios en las normas de la Cámara.
TODO PARA DESGASTAR AL GOBIERNO
En su opinión, esta "ocurrencia" del PSOE resulta "lamentable" e "irresponsable" porque sólo busca "hacer política partidista a costa del reglamento" para intentar "desgastar al Gobierno", lo que resulta más llamativo ahora cuando los socialistas no modificaron las normas parlamentarias mientras tenían la mayoría.
Astarloa aseguró estar dispuesto a estudiar una reforma global del Reglamento del Congreso, pues cree que "hay muchos motivos" y todo es susceptible de ser revisado, pero quiso dejar claro que los cambios han de acometerse "por interés general y no por intereses particulares y de ocasión".
"Lo que no es admisible es que ustedes, carentes de propuestas para mejorar el país, desciendan a deslegitimar normas e instituciones. Eso lo vamos a evitar, como grupo legítimamente mayoritario", proclamó.