Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El exalcalde del PP en Ribadumia (Pontevedra) Nené Barral elude la prisión tras reconocer que defraudó a Hacienda

Tiene pendiente el juicio por los supuestos delitos de contrabando, cohecho y revelación de secretos que forzaron su dimisión en 2001
El exalcalde del Partido Popular en Ribadumia, José Ramón 'Nené' Barral, no ingresará en prisión a pesar de que ya es firme su condena por dos delitos contra la hacienda pública por defraudar 338.493 euros en la declaración de la renta de los años 2006 y 2007.
Este miércoles reconoció la autoría de los dos delitos y se conformó con la condena a un año de prisión, aunque finalmente podrá eludir esa privación de libertad a cambio del pago de una multa.
Nené Barral se sentó en el banquillo de los acusados del Juzgado de lo Penal número 2 de Pontevedra y, tras llegar a un acuerdo con la Fiscalía y la Abogacía del Estado, asumió la condena que le pedían por dos delitos fiscales derivados de negocios eólicos y de acuicultura que el exalcalde desarrolló en China y Chile, dinero que ocultó a la Agencia Tributaria en la declaración de la renta de 2006 y 2007.
A cambio de reconocer que no pagó al fisco español 135.000 euros en el año 2006 y más de 202.000 euros un año más tarde, Barral aceptó una condena de seis meses de prisión por cada uno de los dos delitos fiscales.
Esta pena será sustituida por el pago de una multa de 24 meses con una cuota de 6 euros día, es decir 4.320 euros, que tendrán que ser abonados en el plazo de un mes.
Como requisito previo para alcanzar este acuerdo, Nene Barral ingresó en el juzgado 720.000 euros, de los que 338.000 euros corresponden a la cantidad defraudada, a los que hay que sumar los intereses y dos multas de 88.250,50 euros y de 131.746,10 euros por los dos delitos. Finalmente se incluyen también las costas judiciales.
También se le condena a la pérdida de la posibilidad de obtener subvenciones o ayudas públicas y del derecho a gozar de los beneficios o incentivos fiscales o de la Seguridad Social durante cinco años.
"REGULARIZAR SU SITUACIÓN"
Su abogado, Carlos Seoane, a la salida del juzgado ha comentado que "esta sentencia le permite regularizar su situación fiscal con Hacienda".
Según la sentencia, quedan absueltas las tres hijas de Nené Barral, A., C. y M.S., de los delitos de los que fueron acusadas por la presunta "ocultación de los importantes ingresos obtenidos". Estaban inicialmente acusadas por los mismos delitos que él, pero finalmente el fiscal retiró la acusación y el juez las absolvió.
Por conformidad de las partes se ha declarado probado que Nené Barral realizó una serie de movimientos financieros "con la finalidad de ocultar a la hacienda pública los importantes ingresos obtenidos".
HECHOS PROBADOS
Así, según recoge el fallo como "hechos probados", Nené Barral constituyó en el año 2006 en las Islas Vírgenes Británicas la sociedad denominada Fullest Bright Investments Limited que a su vez constituyó en China una filial, destinada a la producción y tratamiento de mariscos, denominada Quingdao Shellhouse Seafood Co.Ltd.(en adelante Seafood) a la que Barral transfirió en dólares al banco de construcción de China "cantidades opacas para el fisco español".
Al margen de estas transferencias, Barral realizó además inversiones en la sociedad chilena Inversiones y Acuicultura NBD Limitada y en Hong Kong, a través de la sociedad Solid Excel Internacional Limited y la Quingdao Welma Wind Power SL.
Para desarrollar esta última empresa de recursos eólicos, Barral Martínez contrató los servicios técnicos de la sociedad española Barlovento Recursos Naturales, SL, quien desplazó un técnico hasta Hong Kong, facturando a Solid Excel International Limited, que abonó las facturas desde el banco Standard Chanteded Bank.
Nené Barral todavía tiene pendiente el juicio por los supuestos delitos de contrabando, cohecho y revelación de secretos oficiales que forzaron su dimisión en el año 2001, después de 18 años al frente de la alcaldía de Ribadumia.