Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP avisa de que el TC anularía la moción independentista de la CUP si se aprueba

El portavoz del PP en el Parlament, Enric Millo, ha avisado este martes de que el Tribunal Constitucional (TC) anularía la moción de la CUP que insta al Govern a aplicar la resolución independentista aprobada el 9 de noviembre de 2015 --que el TC ya anuló-- si finalmente se aprueba en el próximo pleno.
"Si JxSí la vota, al día siguiente mismo de su aprobación quedará anulada" porque implica desarrollar un texto ya anulado por el TC porque contraviene la Constitución, ha asegurado Millo en rueda de prensa en el Parlament.
Los populares quieren que todos los catalanes estén "tranquilos de que, se apruebe o no, la moción no se cumplirá" porque el TC volverá a actuar para anularla y no permitirá que se actúe contra las leyes y la Constitución.
Será en la reunión de la Mesa y la Junta de Portavoces del Parlament del próximo martes cuando se decida si se admite o no a trámite la moción de la CUP para que pueda votarse en el próximo pleno: en la reunión de este martes se ha pospuesto esta decisión.
"Es algo que no tiene precedentes porque normalmente las mociones se tramitan en la Mesa posterior al pleno", que se celebró la semana pasada, ha destacado Millo, que augura que JxSí finalmente apoyará tramitar la moción y se acabará votando en el pleno.
El PP ya está "acostumbrado a que la Mesa tramite cosas ilegales alegando que no quiere entrar en el contenido", y sólo ve posible que la moción no se vote si la CUP retirara su moción.
Para Millo, las tensiones entre JxSí y la CUP por esta moción son "una comedia y una broma para generar debate sobre una cuestión que no tiene mayor trascendencia" mientras el Govern sigue sin resolver los problemas reales de los catalanes.