Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP recupera la Xunta y el PNV vence en Euskadi aunque puede no gobernar

La doble cita electoral de esta jornada ha abierto las puertas a sendos relevos, reconocido ya por todos en el caso gallego, y pendiente de que se concrete en los próximos días en el País Vasco si Patxi López da el paso de presentar su candidatura a lehendakari.
La subida de seis escaños, que podría ser uno más tras el recuento del voto por correo, le deja con todas las posibilidades de relevar a Ibarretxe y hoy mismo, tras su éxito, ha asegurado que no va a renunciar a encabezar el cambio en el País Vasco.
Con los resultados vascos en la mano se abren posibilidades como un Gobierno de coalición PNV-PSE en el que la dificultad esencial estribaría en quién ostentaría la presidencia, un Ejecutivo de los nacionalistas que debería contar con la aquiescencia de quienes no lo son, o la llegada de López a Ajuria Enea con el respaldo del PP y del partido de Rosa Díez.
Todo eso deberá ir concretándose en las próximas semanas, después de una jornada en la que Rajoy ha visto cómo se ha afianzado su partido en el panorama político en un momento de especial dificultad interna a consecuencia de la investigación judicial que ha salpicado a cargos del PP.
Emilio Pérez Touriño y el PSOE han sufrido el primer revés electoral desde que la crisis económica fuera reconocida por todos y han perdido un territorio que de forma tradicional había gobernado el PP y que sólo en los últimos cuatro años ha tenido un presidente socialista tras el acuerdo logrado con el Bloque Nacionalista Galego.
Las elecciones de este domingo también han acentuado el camino a la baja de Izquierda Unida, ya que su marca en el País Vasco, Ezker Batua, ha visto reducida su representación de tres a un escaño y no ha conseguido arañar apoyos en los 150.000 votos que consiguió la izquierda abertzale más próxima a ETA en los últimos comicios en Euskadi.
Distinto es el recorrido de Unión, Progreso y Democracia, que por vez primera entra en el Parlamento vasco y supera en Galicia a EU-IU situándose como tercera fuerza política en esa Comunidad y quedando en una óptima posición de salida para las elecciones europeas del próximo 7 de junio.
Los resultados de este domingo pueden suponer también un problema para el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a la hora de conseguir los apoyos necesarios para sacar adelante sus iniciativas.
Si hasta ahora ha logrado que prosperen muchas de ellas con el apoyo del PNV, como el proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado, el futuro respaldo de los nacionalistas puede esfumarse si este partido queda relegado finalmente a la oposición.
También el BNG, que ha respaldado hasta ahora muchas decisiones gubernamentales al abrigo del pacto que existía en Galicia, puede intentar desligarse y marcar terreno propio ante próximas citas electorales.