Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP bloquea en solitario la celebración de un Pleno extraordinario en el Senado durante el mes de enero

La oposición recuerda que la Cámara está "muy cuestionada" mientras que PP cree que PSOE busca desviar la atención de sus problemas
El PP ha votado este miércoles en solitario en contra de la celebración de un Pleno extraordinario en el Senado durante el mes de enero, como habían solicitado todos los grupos de la oposición para poder continuar con su labor de interpelación y control a los miembros del Gobierno.
Según ha justificado el portavoz 'popular' en el Senado, José Manuel Barreiro, no existe ningún argumento que determine "la necesidad o urgencia" de la convocatoria de una sesión extraordinaria. De esta forma, la próxima sesión plenaria de la Cámara Alta no tendrá lugar hasta el 11 de febrero.
Sin embargo, el portavoz del PSOE en el Senado, Marcelino Iglesias, considera inaceptable esta prórroga de la actividad plenaria de la Cámara, que no celebra Pleno desde el pasado 18 de diciembre. Pero es más, ha denunciado Iglesias, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no acude al Senado desde el pasado 5 noviembre. "Suponiendo que venga a la Cámara el 11 de febrero, que ya es mucho suponer, habrían transcurrido 97 días desde su última presencia", ha lamentado.
El portavoz socialista se ha referido a "un acuerdo tácito" entre los grupos parlamentarios desde el año 2010 para celebrar plenos durante los meses de enero y julio pese a que la Constitución los declara inhábiles y ha lamentado que éste haya sido incumplido "de forma unilateral" por el PP.
A su juicio, existen "razones más que suficientes" en el país para que el Gobierno se someta al control de los senadores y ha recordado que los 'populares' apoyaban estos plenos extraordinarios cuando gobernaba el PSOE. De hecho, ha recurrido a palabras del ahora secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, cuando estaba en la oposición y esgrimía los 4,5 millones de parados como razón para celebrar un Pleno extraordinario. "Por qué en 2010 eran suficientes 4,5 millones de parados y en 2014 no son suficientes seis millones?", ha preguntado Iglesias.
Pero además, ha agregado otras cuestiones "de muchísimo interés parlamentario", como "las contrarreformas en educación o sanidad, los copagos sanitarios, la retirada de la tarjeta sanitaria a miles de españoles a los que la crisis expulsando del país, las propuestas cada vez más retrógradas en derechos o libertades o problema con el recibo de la luz".
El portavoz 'popular' ha rechazado todos estos argumentos y ha defendido que en la última Junta de Portavoces celebrada en el Senado sólo CiU se interesó por la actividad del mes de enero y ningún otro grupo parlamentario mostró su interés por celebrar un Pleno extraordinario.
Según ha defendido, estas últimas convocatorias extraordinarias siempre han estado motivadas por algún trámite de urgencia que debía ser tramitado por la Cámara, circunstancia que no se da en la actualidad, según ha sostenido Barreiro.
MÁS DISCRETOS Y MÁS EFECTIVOS
Pese a esta posición, todos los grupos de la oposición han apoyado la necesidad de convocar el Pleno extraordinario y han lamentado que esta cuestión se convierta en un asunto de discusión política, sobre todo teniendo en cuenta la situación "en entredicho" y "pleno cuestionamiento" en la que se encuentra el Senado. "Pido un poco más de seriedad y responsabilidad. Abordar el asunto de manera más discreta pero efectiva", ha solicitado la senadora de UPN Amalia Salanueva.
También el senador de IU ha pedido que el Senado no "autolimite" su actividad a la del Congreso y el Gobierno, a la vez que el portavoz del PNV, Jokin Bildarratz, ha reconocido que "cuesta entender que la convocatoria de un Pleno en enero se convierta en un problema entre senadores". A su juicio, existen razones más que suficientes para su convocatoria, entre las que ha destacado los "muchos" temas que afectan a Euskadi, como "la dificultad del Gobierno vasco para hablar con Rajoy".
Los representantes de Entesa y CiU también han requerido la presencia del Gobierno en la Cámara para que el jefe del Ejecutivo tenga oportunidad de explicar el "plan" que aseguró tener para Cataluña, según ha reivindicado por parte de Entesa José Montilla.
El portavoz de CiU, Josep Lluís Cleries, ha acusado a Rajoy de basar plan en "romper la convivencia" en Cataluña. "La situación no está promovida por un gobierno, sino por algunos que recogieron firmas contra Cataluña hace mucho tiempo y hoy reacciona pueblo de Cataluña", ha advertido.
DESVIAR EL FOCO DE ATENCIÓN
El portavoz del PP ha salido al paso de estas críticas defendiendo que "no hay nadie que haya hecho más por mantener cohesión social en Cataluña que el Gobierno de Mariano Rajoy". Barreiro ha acusado a la Generalitat de "tener rota esa cohesión social" por su "imposibilidad" para "pagar nóminas o tener que cerrar hospitales" y ha recordado las ayudas del Estado a Cataluña "con la solidaridad de todo el pueblo".
A su juicio, el resumen de esta petición se encuentra en que el PSOE quiere trasladar el foco de atención a "otras cuestiones" que desvíen el interés sobre sus problemas internos, en relación con la crisis del PSC por la celebración de una consulta soberanista en Cataluña.