Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP avisa a Mas que no cabe hacer una reforma constitucional para "satisfacer a un nacionalismo enfadado"

El PP ha insistido en que no se cierra a estudiar una reforma de la Constitución, aunque no sea su prioridad, pero ha avisado al presidente de la Generalitat, Artur Mas, que no se puede cambiar la Carta Magna sólo para "satisfacer a un nacionalismo enfadado", sino que debe discutirse entre todos los españoles.
Así se ha pronunciado el portavoz del Grupo Popular, Alfonso Alonso, ante el reto lanzado por Artur Mas al Gobierno para poner día y hora para abrir un proceso de diálogo y para presentar una propuesta de reforma constitucional.
Alonso ha empezado por aconsejar al presidente de la Generalitat que "deje reposar" el debate parlamentario que tuvo lugar este martes sobre la consulta soberanista, pues considera que no ha pasado tiempo suficiente para "digerir" todo lo que se habló en el Congreso. "Hay que ver despacio ese debate, que se dijeron cosas importantes", ha comentado.
Ahora bien, y ante el reto lanzado por el líder de CiU, ha querido dejar claro que el PP no descarta una reforma de la Constitución, aunque su prioridad para esta legislatura es luchar contra el paro. "No cierro las puertos, hay cosas que se pueden cambiar", ha comentado.
Eso sí, para abordar una reforma "hay que saber dónde que se quiere ir y crear un clima de confianza", que es el paso previo al diálogo y por donde hay que empezar.
Y, en ese sentido, ha lanzado un aviso a CiU: "La Constitución no puede ser reformada para satisfacer a un nacionalismo enfadado, sino que tiene que ser un diálogo entre todos los españoles".