Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP defiende la igualdad del catalán y el castellano en Baleares

El Grupo Parlamentario Popular ha presentado una serie de enmiendas a la proposición de ley de modificación de la ley 3/1986 de Normalización Lingüística que se debate este martes en el pleno del Parlament entre las que destaca una que busca que "en ningún caso pueda entenderse la existencia de la primacía de una lengua oficial sobre otra".
Ese es uno de los apartados que los 'populares' menorquines quieren incluir en el artículo 1,2 de dicha ley, junto con "garantías para el ejercicio efectivo del derecho de opción lingüística de cada ciudadano, el derecho de las personas a no sufrir discriminación por razones lingüísticas y la promoción, el estudio, la protección y el uso de las modalidades insulares del catalán, de Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera".
El diputado del Grupo Parlamentario Popular, Juan Manuel Lafuente, quien presenta dichas enmiendas "con ánimo de mejorar el texto y con vocación de consenso", ha destacado que estas incorporaciones responden a principios fundamentales en los que se ha basado la jurisprudencia del Tribunal Constitucional en materia de derechos lingüísticos, que son aplicables en defensa de todas las personas, con independencia de la lengua en que se expresen.
Respecto al artículo 14.1, en lo referente a topónimos, el PP propone una fórmula para establecer un principio general, que los topónimos sean oficialmente en catalán, y dejar la posibilidad de una excepción si hay un amplio consenso municipal para su denominación en ambas lenguas, respetando el principio constitucional de autonomía municipal.
Su propuesta va más allá y busca que, por motivos históricos o de arraigo social, los ayuntamientos, de forma motivada puedan acordar que sea oficial la denominación catalana y la castellana en cada uno de los idiomas oficiales respectivamente. Para establecer cambios de denominación en los topónimos de los municipios, será necesario el voto favorable de dos tercios del pleno municipal.
Lafuente ha lamentado que la propuesta de modificación de la ley, aprobada en comisión parlamentaria, dé un paso atrás para las competencias de los Consells Insulars.
Respecto al Artículo 34.3 sobre el acceso a la función pública, el PP propone "una referencia expresa al conocimiento de la lengua catalana, (añadir) en proporción a la función o puesto de trabajo a desempeñar, y respetando los principios de igualdad, mérito y capacidad".
El PP ha defendido el estudio, la protección y la difusión de los modismos, de las expresiones y de las palabras que forman parte de las modalidades insulares del catalán propio de estas islas, "pues realmente se están perdiendo y forman parte de nuestra historia y de nuestra cultura, y eso no es ningún ataque a la unidad de la lengua, sino que forma parte de la riqueza de la lengua catalana, y por tanto de la riqueza de la cultura de España", ha dicho el parlamentario menorquín.