Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mas insta al PP a estudiar los costes políticos de no hacer la consulta

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha instado este jueves al PP a estudiar los costes políticos que tiene no celebrar la consulta de autodeterminación que propone el Gobierno catalán.
En su réplica a los populares durante el Debate de Política General en el Parlament, Mas ha asegurado que hay una mayoría en Cataluña que "quiere cambiar radicalmente el 'status quo' de Cataluña" y que este sentimiento no va a cambiar, sino que se incrementará si el Estado continúa oponiéndose a la consulta.
"En todos los países democráticos y civilizados resuelven este tipo de problema consultando a la gente", ha destacado, y ha asegurado que el independentismo ha llegado a la sociedad catalana para quedarse.
"La gente ha hecho un cambio de chip mental con respecto al Estado español", ha diagnosticado Mas, que ha apreciado que en estos momentos es la tesis que genera más adhesión y consenso en la sociedad catalana.
"EL CONFLICTO EXISTE"
Según Mas, "el conflicto existe" entre Cataluña y el resto del Estado, aunque ha asegurado que en el siglo XXI éste puede producirse de forma civilizada y normal.
"No es un conflicto a tortas (...). El conflicto existe pero esto no significa que tenga que irse de las manos si no dramatizamos más de la cuenta" ha agregado.
Mas ha considerado que es "perfectamente respetable" que haya catalanes que opten por la continuidad del 'status quo' actual, otros quieran cambios pero que se mantenga algún tipo de acuerdo con el Estado español, y otros que opten por un Estado propio, que en estos momentos son mayoría en Cataluña.
Ha dicho que lo que los catalanes piden es un cambio profundo, y que no se resuelve como se había hecho durante los últimos años, repartiendo "un poco de alpiste", o sea, mejorando la financiación.
Según Mas, el Estado no regala nada a Cataluña, y prueba de ello es que el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) es en realidad un préstamo que incluye el pago de un diferencial al Estado.