Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP gallego mantiene el recorte a 61 diputados, pero baja de 10 a 8 el mínimo de escaños por provincia

El PP gallego ha avanzado este jueves su propuesta de la reforma de la Ley Electoral gallega para recortar de 75 a 61 los diputados que conforman el arco parlamentario del Pazo do Hórreo. Como principal novedad, los populares proponen bajar de 10 a 8 el mínimo de escaños por provincia.
Lo ha anunciado el portavoz parlamentario del PPdeG, Pedro Puy, en el transcurso de un desayuno informativo en el que ha concretado que con esta modificación el peso de la representación territorial y de la población en porcentaje será "prácticamente el mismo".
Según cálculos de los populares, con 75 diputados y 10 escaños por provincia la correspondencia sería de 40 por territorio (53,30%) y 35 por población (46,6%). Con 61 diputados y 8 por provincia, la equivalencia sería de 32 por territorio (52,46%) y 29 por población (47,54%).
La propuesta de los populares mantiene el listón de acceso del 5%. Al respecto, Puy ha restado importancia a las dificultades añadidas que puedan suponer mantener esta barrera mientras se reducen diputados, y ha esgrimido que "la única dificultad" que tienen los partidos minoritarios para entrar en la Cámara es recibir "los votos de los ciudadanos".
"Donde sube ligeramente por encima del 5% es en las provincias del interior, donde no ponen sus expectativas los partidos minoritarios", ha remarcado, para añadir que el PPdeG no renuncia al "acuerdo" con la oposición, que ha manifestado reiteradamente su rechazo a esta reforma.
Frente a ello, Puy ha defendido que la modificación se ajusta a al horquilla estatutaria de entre 60 y 80 escaños y aspira a favorecer "la legitimidad" de los poderes autonómicos en un escenario de ajustes de todas las administraciones públicas.
Los populares confían en que el texto, que se tramitará por la vía ordinaria, estará aprobado entre marzo y abril.