Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PP rechaza el decreto porque no quiere contribuir a que siga Zapatero

Mariano Rajoy, durante su intervención en el Congreso para fijar la posición de su partido en el debate para la convalidación o derogación de ese decreto, ha añadido que estas medidas de ajuste suponen "el fracaso de toda la política" de Zapatero, "y no sólo la económica".
Para el líder de los populares, el presidente del Gobierno "no está en condiciones" de pedir apoyo a ese recorte, que incluye la congelación de las pensiones. 
El resumen de las razones por las que el PP votará en contra del real decreto lo ha repetido Rajoy en varias ocasiones, pero los ha destacado al final de su intervención.
Se trata de un decreto "improvisado, injusto e insuficiente" que no genera empleo ni riqueza, rompe los acuerdos del Pacto de Toledo, se ha hecho sin hablar con nadie y lo presenta y promueve "una persona", el presidente del Gobierno, que "es el peor lastre para la economía española".
Rajoy ha subrayado que con el debate de hoy no sólo se produce "la quiebra de los planteamientos" del Ejecutivo en su gestión, sino el "fracaso de toda su política, no sólo la económica". "Y mi grupo parlamentario no contribuirá con su voto a que el principal problema de la economía, usted -Zapatero-, siga ahí".
El líder del PP, como ya ha hecho en otras ocasiones, ha emplazado a otros partidos a que calibren su responsabilidad si con el voto que emitan hoy favorecen la continuidad del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.
Y ha apelado directamente a los diputados socialistas: "¿Qué clase de decreto-ley es éste que deposita en las espaldas de los más débiles las consecuencias del despilfarro de Zapatero? A ustedes se lo pregunto, señorías, ¿de verdad no había 1.500 millones de euros en los Presupuestos antes que quitárselos a los pensionistas?"
Rajoy ha indicado que ese ahorro puede hacerse, aunque no ha precisado cómo.
Según sus palabras, con la congelación de las pensiones, Zapatero "rompe el Pacto de Toledo", "un pacto de Estado más que destroza", y lo relega a un papel inservible, ya que a partir de ahora "cualquier gobernante se lo puede cargar si quiere".
El presidente del PP ha hecho hincapié en recalcar que su partido aboga por reducir el déficit, algo que lleva pidiendo desde hace meses, y además en cifras similares a las que ahora "se ve obligado" el Gobierno, pero no como se pretende con el decreto. "Reducción del déficit, sí, pero no así", ha puntualizado.
Ha explicado que sólo Zapatero es el artífice de que el ahorro se centre en los pensionistas y en los funcionarios, puesto que "nadie le ha dicho", ni en la UE ni en el FMI ni en ningún organismo internacional "en qué partidas hay que meter la tijera".
En alusión a la vicepresidenta económica, Elena Salgado, el líder de los populares ha preguntado por qué quedan excluidos de la rebaja salarial de los funcionarios los empleados de las empresas públicas.
Ha añadido en este sentido, también entre interrogantes: "¿Será porque pueden hacerle una huelga?"
Las únicas circunstancias, en suma, que han desembocado en la aprobación del real decreto-ley son, para Rajoy, las que ha creado única y exclusivamente el jefe del Gobierno.
Rajoy, además, ha acusado a Zapatero de "faltar a la verdad a sabiendas" cuando dijo que el PP era el único partido de Europa que se oponía a reducir el déficit.
El líder del PP ha recordado que él mismo ofreció un pacto para reducir el gasto público en el conjunto de las administraciones. EBP