Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez que investiga el presunto blanqueo del PP valenciano pregunta al Senado si Barberá es parlamentaria

Anticorrupción y Guardia Civil sospechan que la exalcaldesa y Francisco Camps podrían estar implicados en el caso ((Esta noticia sustituye a la anterior sobre el mismo tema por un error en el quinto párrafo))
Anticorrupción y Guardia Civil sospechan que la exalcaldesa y Francisco Camps podrían estar implicados en el caso
((Esta noticia sustituye a la anterior sobre el mismo tema por un error en el quinto párrafo))
El Juzgado de Instrucción número 18 de Valencia, que instruye la Operación Taula y el caso Imelsa, ha remitido un escrito al Senado en el que le pregunta si la exalcaldesa de Valencia Rita Barberá es senadora, según han confirmado a Europa Press en la Cámara Alta. Esta diligencia suele registrarse cuando los órganos judiciales tienen que investigar a un aforado nacional, puesto que en caso afirmativo deben enviar la causa al Tribunal Supremo.
El escrito será revisado por la Mesa de la institución, que se reúne este mediodía, han indicado las mismas fuentes.
El nombre de Rita Barberá salió a relucir desde el primer momento en el que se destapó públicamente la Operación Taula, a finales del pasado mes de enero, un caso relacionado inicialmente con presuntas irregularidades en contrataciones públicas de la empresa Imelsa, de la Diputación de Valencia; y posteriormente con un presunto delito de blanqueo del PP, por el que han acabado investigadas --imputadas antes de la reforma de la LeCrim-- 49 personas entre concejales, exediles, asesores y exasesores del PP valenciano. El juzgado investiga ambas piezas por separado.
Tanto Fiscalía Anticorrupción como la Guardia Civil sospechan --de forma indiciaria-- que tanto Barberá como el expresidente de la Generalitat Valenciana Francisco Camps y el exvicepresidente del Gobierno valenciano y diputado del PP por Alicante Gerardo Camps estarían implicados en el presunto blanqueo del dinero que se está investigando y que principalmente estaba orquestado por el exvicepresidente de la Diputación y ex consejero delegado de Ciegsa -empresa pública de la Generalitat-- Máximo Caturla, han informado a Europa Press fuentes conocedoras del procedimiento.
Sin embargo, ninguna de estas tres personas --ni Barberá, ni Francisco Camps ni Gerardo Camps-- han sido detenidas o citadas a declarar en calidad de investigadas en el juzgado por este asunto, puesto que la ley no lo permite. Al tener dos de ellos la condición de aforados, el juzgado de Valencia que lleva el procedimiento, cuando tenga suficientes indicios, debería remitir la causa a un órgano superior, en esta ocasión el Tribunal Supremo.
PEDIR LA IMPUTACIÓN
Los investigadores estaban esperando a que terminen de declarar los investigados en la pieza del supuesto blanqueo del PP --los interrogatorios concluyeron este lunes-- para determinar si con sus testimonios, documentos y grabaciones que obran en la causa pueden pedir la imputación de Barberá, Francisco Camps y Gerardo Camps.
Tras estudiarlo, será el fiscal el que tenga que elevar un informe a la titular del juzgado valenciano pidiendo que el procedimiento se remita al Tribunal Supremo al hallar indicios de delito contra personas aforadas. Este paso todavía no se ha producido, aunque sí podría registrarse en los próximos meses, han confirmado a Europa Press fuentes conocedoras del caso.
Mientras tanto, el juzgado ha dado un paso más en este asunto y ya ha preguntado al Senado si Rita Barberá es parlamentaria, lo que le obligaría a remitirle la causa en caso de que Fiscalía solicitara su imputación por presunto blanqueo de capitales.
El juzgado que investiga este procedimiento, que está declarado secreto hasta el 14 de marzo, instruye las dos piezas por separado. Los delitos que se imputan a los investigados --en total, unas 80 personas-- son, en diferentes grados, prevaricación administrativa, malversación de caudales, tráfico de influencias, cohecho, fraude, falsedad y blanqueo de capitales. Por el órgano judicial ya han desfilado todos los investigados y una gran mayoría se ha acogido a su derecho a no declarar.