Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PPCV condena el ataque a su sede en Aspe (Alicante) y dice que es una agresión "contra los valencianos y los españoles"

El secretario general del Partido Popular de la Comunidad Valenciana (PPCV), Serafín Castellano, ha condenado el ataque a la sede del PP de Aspe (Alicante), "el segundo que sufre esta sede en menos de seis meses". Ha añadido que "esta nueva agresión es también un ataque contra los valencianos, los españoles y los partidos políticos que defienden los principios de la democracia".
Castellano se ha referido de este modo, a través de un comunicado, a los daños sufridos este fin de semana en sede del PP de esta localidad alicantina, con cristales rotos y pintadas insultantes en su fachada, Se trata, ha apuntado, "del segundo acto similar que se produce en esta sede en solo unos meses y que se suma a los ataques registrados en la sede regional del PPCV, en la ciudad de Valencia, y la de Castellón, unos acontecimientos que no caben en un estado democrático".
En este sentido, el secretario general del PPCV ha asegurado que "lamentablemente, este tipo de actos cobardes solo hacen que evidenciar la intransigencia de unos pocos que pretenden atacar los cimientos más profundos de nuestro estado de derecho y de nuestra democracia".
Castellano ha reclamado así a todos los partidos políticos una "muestra firme del respeto a los valores democráticos y una condena a cualquier tipo de actos violentos como los perpetrados en las sedes de las formaciones políticas".
Para el dirigente 'popular', es "imprescindible que todos podamos actuar desde la libertad y con respeto, por lo que cualquier acto violento que busque coaccionar no tiene cabida en el sistema".
Por ello, ha pedido "firmeza a la hora de condenar la violencia y una actitud responsable para explicar y hacer llegar la política a los ciudadanos en lugar de utilizar la calle para agitar a los ciudadanos con una actitud reprochable y torticera".