Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PPCV da 10 días hábiles a los concejales investigados para que dejen el acta

La dirección del Partido Popular de la Comunitat Valenciana (PPCV) ha remitido una carta a los nueve concejales del grupo popular en el Ayuntamiento de Valencia que están investigados en el llamado caso Imelsa en la que les da 10 días hábiles a partir de la recepción --que se producirá mañana miércoles-- para que entreguen su acta.
Así lo han señalado a Europa Press fuentes 'populares', que han detallado que la misiva se ha remitido hoy por correo certificado por lo que llegará mañana a los ediles investigados por un supuesto blanqueo de capitales.
En el escrito, según las mismas fuentes, se recuerda a los concejales del PP el compromiso al que llegaron con la dirección regional del partido el pasado mes de febrero de que dejarían su acta si, tras levantarse el secreto de sumario, mantenían la condición de investigados.
"CONSECUENCIAS"
La semana pasada la presidenta del PPCV, Isabel Bonig, mantuvo una serie de reuniones "personales y privadas" con varios de sus representantes en el Ayuntamiento de Valencia. Tras estos encuentros, la coordinadora general del PPCV, Eva Ortiz, anunció que se les iba a exigir que "entreguen su acta" y, en caso de no hacerlo, ha advertido que "tendrán sus consecuencias".
Los ediles que se encuentran en esta situación son Alfonso Novo, Vicente Igual, Beatriz Simón, Lourdes Bernal, Cristóbal Grau, Mª Àngels Ramón-Llin, María Jesús Puchalt, Félix Crespo y Alberto Mendoza, es decir, nueve de los diez concejales populares a excepción del independiente Eusebio Monzó.
Además, el Comité Nacional de Derechos y Garantías del PP ha abierto un expediente informativo a los afectados e investigados por el presunto caso de blanqueo en el Ayuntamiento de Valencia, incluida la exalcaldesa Rita Barberá.
CAMBIOS SI NO DEJARAN EL ACTA
Por su parte, fuentes municipales explicaron qué pasaría en el caso de que estos ediles no dejaran el acta. En este sentido, subrayaron que todos los cambios que se tengan que efectuar se harán atendiendo al reglamento que rige el funcionamiento del consistorio.
Así, si los concejales optaran por mantener su acta como tales fuera del PP, quedarían en la corporación local como "concejales no adscritos", sin formar un grupo con este nombre dado que "no existe la posibilidad" de que se constituya de este modo en el Ayuntamiento, que "funciona de forma distinta a las Corts" Valencianes, donde si que se ha creado ese grupo.
Además, es diferente ser concejal individual que formar parte de un grupo y se tendría que revisar, no sólo las retribuciones económicas que recibirían, sino también su participación en ciertos organismos del Ayuntamiento". Por ejemplo, no habría posibilidad de recibir retribución como grupo, dado que como tal no existiría.
Por lo que respecta a la representación que los ediles no adscritos pueden desempeñar en esta institución, "pueden participar en plenos, comisiones" y "otros órganos", pero no en organismos autónomos del consistorio como la EMT, el Palau de la Música, la Fundación Deportiva Municipal o la de Jardines.
Igualmente, en el caso de pasar a contar con concejales no adscritos, han expuesto que se tendría que "reordenar y reorganizar" los tiempos de intervención en el pleno del Ayuntamiento, algo que se regula en la Junta de Portavoces. Sobre este órgano, en el que actualmente están representados los grupos municipales, han expuesto que se debería ver también quién está y quién no.
Además, estos ediles no tendrían "derecho a despacho", aunque las mismas fuentes han precisado que eso no quiere decir que se les vaya a quitar. Seguirían teniendo derecho a consultar información. En cuanto a los asesores, estos se asignan al grupo municipal y no al concejal.