Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSC cree que si la organizan los ayuntamientos sería "una burla" sin efectos

No acudirá al 12 de octubre y preferiría que la fiesta de España fuera el Día de la Constitución
El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha considerado este miércoles que si la consulta soberanista la organizan los ayuntamientos, la cita sería "una burla" sin efectos.
Iceta ha valorado así en una entrevista de TVE recogida por Europa Press la posibilidad que publica la 'La Vanguardia', que señala que el Govern trabaja en una consulta alternativa para votar el 9 de noviembre que esté amparada por el Govern pero organizada por ayuntamientos, entidades de la sociedad civil, la ANC y Òmnium Cultural.
Ha considerado que ya ha habido muchas consultas de este tipo, que ha tildado de descafeinadas: "No son democráticas, ni se deriva ningún efecto jurídico ni político", por lo que las ha considerado como un divertimento.
El socialista ha asegurado que el Govern sabe que la consulta del 9 de noviembre no se celebrará, pero "nadie quiere ser el primero en decirlo ni en aceptar responsabilidades por ello".
Ha sostenido que se ha creado un movimiento a favor de la consulta, al que "se ha ayudado desde el Govern y los medios de comunicación públicos", y ha augurado que el Ejecutivo catalán no agotará la legislatura.
12 DE OCTUBRE
Preguntado sobre si el PSC participará en los actos de celebración del 12 de octubre, ha dicho que los socialistas catalanes nunca secundan los actos del Día de la Hispanidad, y ha añadido que no acudirá: "Yo desde luego no".
Iceta ha matizado que "preferiría que la fiesta nacional de España fuera el 6 de diciembre", el Día de la Constitución, y ha pedido reconocer que los símbolos nacionales españoles fueron secuestrados durante la dictadura, lo que alejó a muchas personas de este tipo de celebraciones.