Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PSE espera que PNV "no meta a Euskadi en aventuras", aunque el "marcaje" de Bildu no hace "fácil combinar sus dos almas"

Arriola reitera la voluntad de los socialistas de alcanzar acuerdos presupuestarios pero "con garantías de que se cumplen"
El secretario general del PSE-EE de Gipuzkoa, Iñaki Arriola, ha instado al PNV a que "no meta a Euskadi en aventuras" y busque "un punto de encuentro para modernizar el autogobierno". No obstante, ha considerado que la formación jeltzale no tiene una "papeleta fácil" para combinar sus "dos almas", debido al "marcaje bastante cercano" por parte de EH Bildu.
Además, ha asegurado, en una entrevista concedida a Europa Press, que el PSE-EE está dispuesto a alcanzar acuerdos presupuestarios pero "con garantías de que se cumplen los compromisos que se acuerdan".
El dirigente socialista ha reiterado la "voluntad" del PSE para buscar "un espacio en común" en la Ponencia de autogobierno constituida en el Parlamento vasco porque, si bien el Estatuto de Gernika "ha sido fundamental" para Euskadi, "los instrumentos hay que adaptarlos a los tiempos".
De este modo, ha defendido la necesidad de "modernizar el autogobierno" y buscar un "punto de encuentro en el que la gran mayoría de los vascos estén a gusto con un nivel de autogobierno avanzado y dentro del contexto general de pertenencia a España, que nos permite estar en Europa y seguir la senda de los países más avanzados".
Arriola ha esperado que "en el PNV impere por encima de todo el sentido común" y, por tanto, "no metan a Euskadi en aventuras que no nos llevan a ningún sitio más que a generar frustración y que seamos capaces de buscar un punto de encuentro en el que, con una modernización del autogobierno, podamos ir viendo una reforma que reconozca las necesidades que se han venido evidenciando en los últimos tiempos de mejora de ese autogobierno en un contexto avanzado con inspiración federal".
No obstante, ha señalado que en la formación que dirige Andoni Ortuzar siempre ha habido "dos almas", una que "más práctica" que reconoce "la bondad" del autogobierno y el Concierto y otra que "les lleva a reivindicar permanentemente la autodeterminación o la hipótesis futura de una independencia".
"Ahí es verdad que el hálito en el cogote de Bildu hace que últimamente nuevamente hayan ido destapando ese paso que parecía que, después de toda la experiencia del proceso de Ibarretxe, había quedado cerrado en Euskadi. El PNV tiene una papeleta que no es fácil, el combinar esas dos almas en un momento en que el que el marcaje de Bildu es bastante cercano", ha apuntado.
En esta línea, ha considerado que la formación jeltzale "está permanentemente dando un poco una de cal y una de arena en este asunto porque ellos no tienen tampoco establecido, claro y definido por dónde van a optar".
En cualquier caso, ha advertido de que "para nada sería positivo para Euskadi, ni para los vascos, que aquí se iniciara también un proceso de dividir, generando una tensión en la sociedad en una deriva soberanista que ya se produjo en su momento con el Plan Ibarretxe y que para lo único que sirvió y servirá, en caso de que se produzca en el futuro, será para dividir a la sociedad vasca".
En este sentido, ha subrayado que "lo fundamental" no es "la relación de enfrentamiento de Euskadi y con España", sino que "primero los propios vascos nos pongamos de acuerdo en qué es lo que queremos".
El dirigente guipuzcoano ha defendido que, en el conjunto del Estado, se debería avanzar hacia "una reforma de tinte federal" que permitiera "garantizar la unidad de España" con "un modelo común" que, al mismo tiempo, tenga en cuenta y respete "las singularidades de cada uno de los territorios".
Asimismo, ha planteado que este modelo debería tener "claras" cuáles son "las reglas del juego y las competencias" de la administración central y de las autonomías, con lo que se evitarían "los constantes rifirrafes con recursos ante el Tribunal Constitucional".
En este contexto, se ha referido también a la situación en Cataluña, donde "se ha ido muy lejos" y no se ha estado "a la altura tanto desde el punto de vista del desafío soberanista catalán, como de la respuesta que el Gobierno del España y el PP le ha dado".
Arriola ha insistido en que "las soluciones nunca se construyen en base al choque de trenes", que únicamente generan "frustración y mayor desapego". Por ello, ha instado a "buscar un punto de encuentro y entendimiento, que se pueda renovar el pacto entre los propios catalanes, entre ellos y entre Cataluña y España, en un contexto en el que todos podamos estar cómodos y podamos construir un futuro en común".
El político guipuzcoano ha considerado que, si la consulta soberanista se recurre ante el Tribunal Constitucional, "todos los indicios apuntan a que pudiera ser suspendida", lo que llevaría a "un callejón sin salida desde el punto de vista de la legalidad". "Puede darse el caso de que, con la Ley en la mano, sea imposible continuar con lo cual eso genera victimismo, frustración, mayor desapego por parte de un sector de Cataluña con respecto a España y un caldo de cultivo que no es positivo", ha añadido.
LOS PRESUPUESTOS
Por otro lado, ha asegurado que los socialistas vascos están "dispuestos a hablar" en otoño sobre un posible acuerdo que permita la aprobación de presupuestos para 2015, "lo mismo que el pasado año llegamos a un acuerdo que permitía la abstención del PSE y conseguimos, al calor también del acuerdo fiscal y de impulso de la economía con el PNV, poder permitir que se aprobaran los presupuestos para poner en manos del Gobierno esa herramienta que permitiera cumplir con los compromisos que tenía con el PSE".
Según ha indicado, "en la medida en que se den soluciones en esos presupuestos, nuestra postura será partidaria de llegar a acuerdos", si bien ha precisado que tendrá que ser "con seriedad, rigor y garantías de que se cumplen los compromisos que se acuerdan".