Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSE no ve evidencias de un caso Pujol en Euskadi porque el funcionamiento de las instituciones ha sido "limpio"

Cree que el intercambio de declaraciones entre PNV y PP es "una tormenta de verano" y que "la sangre no llegará al río"
El secretario general del PSE-EE de Gipuzkoa y candidato a la reelección, Iñaki Arriola, ha afirmado que el funcionamiento de las instituciones vascas ha sido "limpio" y, de esta forma, se ha evitado que su gestión y la de los partidos hayan estado "marcadas" por la corrupción. Aunque no pone la mano en el fuego por nadie, cree no hay indicios en Euskadi de un 'caso Pujol'.
En una entrevista concedida a Europa Press, Arriola ha manifestado que las acusaciones de presunta financiación ilegal y corrupción del PP al PNV, y las advertencias de la formación jeltzale sobre una posible ruptura de las relaciones entre ambos partidos, son "una tormenta de verano". "Al final, mucho ruido y pocas nueces. No creo que la sangre llegue al río", ha asegurado.
El representante socialista se ha referido, de esta forma, a las declaraciones de los populares sobre la posibilidad de que en Euskadi pudiera haber casos como el del expresidente de la Generalitat Jordi Pujol, y ha considerado que "aquí no se ha evidenciado que haya habido ese tipo de prácticas".
"Lógicamente no se puede poner la mano en el fuego por nadie, pero yo entiendo que, afortunadamente en Euskadi, hasta el día de hoy, hemos tenido una situación de funcionamiento de las instituciones limpia, que ha permitido que el nivel de gestión que se ha producido en el conjunto de las instituciones del País Vasco o de los partidos no haya estado marcado por casos de corrupción", ha apuntado.
Asimismo, ha considerado que la polémica que han protagonizado populares y jeltzales este verano, después de que el PP afirmara que podía haber 'casos Pujol' en Euskadi y expresara sus "sospechas" por la financiación de las 200 sedes del PNV, no conducirá a la ruptura de relaciones entre ambas formaciones.
"No creo que pasen de las palabras a los hechos. Ya lo dijo Txarli Prieto --secretario general del PSE-EE alavés--, que se ve claramente que donde tienen intereses, fundamentalmente en Álava, hay una colaboración estrecha entre el PNV y el PP, tanto en el Ayuntamiento de Vitoria como en la Diputación. Cuando les interesa arreglarse, se arreglan, más allá de lo que puedan suponer esos ruidos veraniegos", ha aseverado.
DECLARACIONES DE MAROTO
El líder de los socialistas guipuzcoanos ha considerado "preocupantes" las reiteradas declaraciones del alcalde de Vitoria, Javier Maroto, en las que aseguraba que magrebíes y marroquíes no quieren trabajar, sino sólo vivir de las ayudas sociales.
"Este tipo de declaraciones en un contexto económico como el que atravesamos de crisis, echan gasolina al fuego y generan un caldo de cultivo xenófobo que para nada ayuda al clima de convivencia que tiene que existir en Euskadi", ha apuntado.
En este sentido, ha destacado que en la Comunidad Autónoma Vasca existe "un sistema de protección social muy avanzado que ampara de otra forma a todas las personas que están en una situación económica difícil y que les permite tener garantizados unos mínimos de subsistencia, al margen de su origen".
"Estar poniendo sobre la mesa sospechas generalizadas para nada ayuda al mantenimiento del sistema, a garantizar elementos que permiten que la gente tenga cubiertos sus mínimos existenciales por el ejercicio del conjunto de la solidaridad que tiene el País Vasco", ha indicado.
Por ello, cree que "sería aconsejable que los responsables políticos fueran más prudentes a la hora de hacer declaraciones que en nada contribuyen a resolver problemas de abusos, si los hubiera, y que lo que generan es alarma y escándalo social".