Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PSE cree "una equivocación de nivel" la adhesión de PNV a la manifestación que "fue monopolizada" por la IA

Critica el inmovilismo del PP "porque necesita tener tranquilas y contentas a sus bases más duras, las de casi la extrema derecha"
El portavoz parlamentario del PSE-EE, José Antonio Pastor, cree que ha sido "una equivocación política de nivel" la adhesión de PNV a la manifestación del pasado sábado en Bilbao, que "fue absolutamente monopolizada" por la izquierda abertzale. Además, ha criticado "el inmovilismo" del Gobierno del PP "porque necesita tener tranquilas y contentas a sus bases electorales más duras, las de casi la extrema derecha".
En una entrevista concedida a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, Pastor se ha alegrado de que el PNV asegure que no va a realizar "frente" común con Sortu porque, a su juicio, "las señales que ha enviado este fin de semana" con su adhesión a la manifestación del sábado, "establecían factores de preocupación".
"Porque uno puede entender que al PNV no le guste la operación de la Guardia Civil --contra los interlocutores del EPPK-- o sea crítico con la postura del Gobierno central o, incluso, con la prohibición de la manifestación. También nosotros lo somos, pero también pensamos de que de ahí a dar el paso de compartir mesa y mantel con quien todavía parece que le queda camino por recorrer, hay una distancia", ha destacado.
Por ello, cree que ha habido mucho "de rédito electoral por parte del PNV a la hora de tomar una decisión y participar en una manifestación que el señor Ortuzar calificó de 'elocuente silencio' y que se convirtió el de 'los elocuentes gritos' porque allí no se oyeron gritos ni eslóganes a favor de los derechos humanos, del acuerdo y de la paz, sino a favor de los presos".
Asimismo, ha señalado que, según palabras de los dirigentes jeltzales, Andoni Ortuzar y Joseba Egibar, además, su presencia en la manifestación era para exigir a ETA también "que diera el paso definitivo de su disolución, no fue tal".
"Parece evidente que la manifestación fue absolutamente monopolizada por la izquierda abertzale y que el PNV estuvo presente como una especie de convidado de piedra y con una evidente incomodidad", ha añadido.
Tras señalar que entienden que ahora quieran justificar esa presencia "hablando de la responsabilidad del país, pero es evidente que fue una equivocación política de nivel".
A su juicio, no era necesario que el PNV se sumase a la convocatoria de la manifestación para tratar de impedir incidentes en una marcha ilegal, como este lunes alegó el presidente del EBB, Andoni Ortuzar.
"Yo entiendo que, como hace siempre, el PNV trata de hacer de la necesidad virtud y de lo que fue un error político de cálculo, trata de convertirlo en un ejercicio de responsabilidad. Eso lo hace siempre el PNV y, a veces, con un cierto éxito", ha señalado.
José Antonio Pastor ha indicado que podía haber si "crítico con la actitud inmovilista del Gobierno central", como han hecho los socialistas, "e incluso con la propia prohibición, sin necesidad de haberse sumado a una convocatoria".
"Porque no fue ni siquiera que anunciaran que iban a participar, sino que se sumaron a la convocatoria y se hicieron partícipes de la misma, a sabiendas de que el mundo de la izquierda abertzale es especialista en controlar, manipular y monopolizar ese tipo de expresiones", ha indicado.
En este sentido, ha recordado que "aquello no era una manifestación en la que se podía visualizar una postura conjunta de Sortu y PNV, que podía haber sido, quizá, un elemento positivo, si hubiera quedado claro que se hacía también un llamamiento a ETA y al mundo de la violencia, pero aquello quedó absolutamente desaparecido en la manifestación".
"ACTITUD TORPE DEL GOBIERNO"
"Y, por lo tanto, partiendo de la base de que hay que criticar también lo que fue una actitud torpe por parte del Gobierno central y una decisión de prohibir una manifestación de un juez, que probablemente sea muy criticable, creo que, de ahí a dar el paso de sumarse a convocar una manifestación en estas circunstancias y con esos acompañantes, es un error que debía haberse evitado", ha dicho.
El representante socialista ha recordado que, desde hace ya tres años, siendo Patxi López lehendakari, se realizó un decálogo en el que se le planteaban exigencias al Gobierno central de flexibilización de la política penitenciaria, "que era tanto como decir que la actual no se estaba acomodando adecuadamente a los tiempos políticos que vivimos". "Y esa exigencia la seguimos manteniendo exactamente igual ahora", ha apuntado.
En su opinión, "criticar la presencia del PNV en la manifestación o el inmovilismo de la izquierda abertzale no quita que también seamos conscientes de que hay que hacer un llamamiento al Gobierno central para que entienda que, con la política penitenciaria, se puede coadyuvar".
"No lo está haciendo así el PP, probablemente porque necesite tener sus bases electorales más duras, las de casi la extrema derecha, tranquilas y contentas, y a un determinado sector de víctimas que le exige cosas, pero es evidente que eso no ayuda nada", ha manifestado.
Asimismo, ha considerado que "los extremos se retroalimentan y las posturas de inmovilismo absoluto del Gobierno de España y del PP alimentan el victimismo del mundo de la izquierda abertzale permanentemente".
Además, cree que, "probablemente", la decisión de prohibir la manifestación del sábado "incorporó unos cuantos miles de personas el otro día en Bilbao".
LEHENDAKARI
José Antonio Pastor ha dicho que "no estaría mal" que el lehendakari, Iñigo Urkullu, consensuara los temas a tratar con el presidente del Gobierno del PP, Mariano Rajoy.
"También es verdad que en este fin de semana hemos echado mucho en falta una postura clara y firme del lehendakari sobre qué pensaba de este asunto. Están muy bien esos llamamientos genéricos a que todos seamos buenos y nos entendamos, pero a mí también me gustaría oír cuál es el criterio que el lehendakari del Gobierno vasco tiene sobre lo que ha sucedido con los presos, sobre lo que ha ocurrido este fin de semana, sobre la postura que se mantiene respecto a la exigencia a ETA", ha indicado.
Según ha recordado, "más allá de decir que institucionalmente" el Gobierno vasco no participaba en la manifestación, no se le ha oído "ningún criterio".
"Me parece prudente la postura del Gobierno de no participar en la manifestación como representación institucional, de la misma forma que tengo que decir que me parece absolutamente rechazable la postura de la presidenta del Parlamento vasco en la misma", ha indicado, para recordar que ha remitido una carta a Bakartxo Tejeria para expresar su "malestar y rechazo" a su presencia en esa manifestación que cree "inconveniente".
ACTO DE DURANGO
Pastor ha considerado que el comunicado del Colectivo de Presos de ETA, EPPK, en el que "asumían, aunque de forma un tanto disimulada, la legalidad actual, y la necesidad de acogerse a medidas individuales de reinserción, es sustancial y positivo", y ha considerado que el acto de Durango de exreclusos fue "otra cosa y, probablemente, sobraba".
"No acompaña en absoluto la celebración de ese acto con declaraciones de dirigentes de la izquierda abertzale muy recientes en las que manifestaban que iban a ser discreto y que iban a hacer un tránsito que no molestase a las víctimas y que no provocase humillación, ni se entendiera como una especie de venganza", ha apuntado.
A su juicio, "el comedimiento" que se pretendió escenificar con la excarcelación de los presos por la derogación de la 'doctrina Parot', "se vino abajo con el acto de Durango". "Parecía más una reivindicación de su pasado y se su historia más reciente que otra cosa", ha indicado.
El portavoz parlamentario del PSE-EE espera que "se siga recorriendo ese camino" de acogerse a beneficios penitenciarios "bajo determinadas condiciones" y de manera individual, como lo han hecho los de la 'vía Nanclares'.