Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSN insiste en que no apoyará un Gobierno de UPN, mientras que los regionalistas se reivindican como "garantía"

El portavoz del PSN en el Parlamento de Navarra, Roberto Jiménez, ha afirmado que "UPN no va a tener los votos del PSN para gobernar en Navarra" tras las próximas elecciones, y ha advertido de que su voto "será 'no', ni siquiera la abstención positiva". Desde UPN, creen que los socialistas "intentan hacer un discurso" pero "luego son conscientes de que quien da garantías y estabilidad a esta Comunidad es UPN y no el resto de los grupos".
Tras la Mesa y Junta de Portavoces del Parlamento foral, Jiménez ha expuesto que si bien "en 2011 y en 2007 desde el PSN nunca se dijo no a una posibilidad de acuerdo con UPN", ha sido tajante al afirmar que tras los próximos comicios el voto de los socialistas a UPN será un 'no'.
Ha manifestado que "en 2011 entramos en el Gobierno con un interés de que las políticas fueran distintas, de paralizar los recortes pero había un choque ideológico muy importante, lo que conllevó nuestra salida del Gobierno".
Ahora, ha detallado que el PSN "quiere construir un bloque social de progreso auspiciado en el mantenimiento del bienestar y en una política que apueste por el crecimiento y el empleo". "Quien se sienta identificado bienvenido será", ha dicho, para manifestar que "el cambio es un ansia de la sociedad navarra y lo tenemos que hacer realidad".
El portavoz de UPN, Carlos García Adanero, ha recordado al PSN que Bildu "es una pieza fundamental para poder sumar mayoría en contra de UPN" y ha expuesto que los socialistas "intentan hacer un discurso pero luego es consciente de que quien da garantías y estabilidad a esta Comunidad es UPN".
El regionalista, que ha pedido a Jiménez que "no ponga al mismo nivel a UPN y a Bildu", ha recordado así la votación en la Mesa por el Empleo. "En las cuestiones positivas para Navarra, el acuerdo ha sido entre UPN y PSN; y difícilmente se han sumado otros grupos, al revés, suelen estar en contra", ha sostenido, para añadir que "una cosa es el discurso y el deseo y otra cosa es la realidad que se ha ido imponiendo en esta Comunidad".
García Adanero ha señalado que "ese bloque de progreso lo integran partidos que no forman parte de la izquierda tradicional sino de otros movimientos como el nacionalismo vasco". "El PSN tiene que decir que aspira a gobernar en Navarra con aquellos que tienen como objetivo político que Navarra desaparezca como Comunidad diferenciada", ha señalado.
ACUERDOS
El portavoz de Bildu Maiorga Ramirez ha defendido que "el futuro del cambio pasa por una actitud hacia grandes acuerdos sin exclusiones". "En la sociedad no existe la exclusión, existe un clamor por el cambio", ha dicho, para exponer que "la sociedad no nos pide fracturas sino encuentro".
A su juicio, "todo proyecto que imponga fracturas en el ámbito progresista y de izquierdas va en beneficio de la perpetuación de UPN en el poder". "La prioridad fundamental es devolver la palabra a la ciudadanía y que se convoquen elecciones", ha dicho.
Por su parte, Patxi Zabaleta, de Aralar-NaBai, ha opinado que lo propuesto desde el PSN "es una actuación electoralista, que es legítima, pero carente de realismo porque el cambio en Navarra no va a ser de ese modo porque no lo quiere así la sociedad navarra".
Ha criticado, además, que "en la propuesta del PSN sigue estando la exclusión", por lo que ha opinado que "es una propuesta condenada al fracaso político y también al social". "Como estrategia electoralista, el PSN no es la alternativa ni es la segunda fuerza política de este Parlamento", ha expuesto.
Desde el PPN, Enrique Martín de Marcos ha opinado que el PSN "está en todo su derecho de diseñar su plan estratégico a medio plazo, pero es una estrategia que tiene pies de barro porque los tres grupos (PSN, I-E y GBai) suman 14 escaños y faltan muchos para conseguir una mayoría".
Se ha preguntado el parlamentario 'popular' "qué hará el PSN si esta estrategia no consigue mayoría en 2015", así como "qué hará el PSN hasta entonces".
José Miguel Nuin, de I-E, ha afirmado que no están "en bloques de partidos, ni con EH Bildu ni con el PSN" y "no excluimos a nadie". "I-E está por construir una alternativa de izquierdas y superadora del frentismo identitario de Navarra", ha sentenciado.
Según ha dicho, "ahí estamos dispuestos a acordar y a sentarnos pero primero que hablen los ciudadanos en unas elecciones".
El parlamentario de Geroa Bai Manu Ayerdi ha señalado que su formación no está por pactar por UPN pero tampoco por "descartar" a alguien de la oposición. "Hay que esperar en qué sitio nos pone la ciudadanía", ha dicho, para opinar que GBai "está llamada a formar un parte importante en la construcción de la alternativa".