Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE de Andalucía, C-LM, Comunidad Valenciana y Extremadura ve difícil fijar ya la fecha del próximo congreso

Las federaciones socialistas de Andalucía, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Extremadura ven difícil que el Comité Federal del 30 de enero pueda fijar la fecha del próximo congreso del PSOE, dado que el panorama político continúa muy abierto, y creen que no debería hacerse una convocatoria cerrada de ese cónclave hasta que se aclare la situación.
Fuentes del PSOE en estas comunidades autónomas, consultadas por Europa Press, han coincidido en que no le ven sentido a marcar ya una fecha para esa cita cuando no se sabe quién va a ser investido presidente o si habrá nuevas elecciones. El Comité Federal tendrá lugar antes incluso de que tenga lugar el primer pleno de investidura, a la que previsiblemente se presentará Mariano Rajoy.
Y dado que la dirección de Pedro Sánchez insiste en que hasta que no termine "el momento de Rajoy", no le llegará a los socialistas el turno de intentar formar gobierno, no se espera que el último sábado de enero el PSOE tenga ya encima de la mesa el acuerdo de investidura que esperan alcanzar para llegar a La Moncloa.
Con esta incertidumbre, parece claro que, aunque en el orden del día del próximo Comité Federal lo central es la convocatoria del congreso, parece que el foco estará en la situación política y los posibles pactos. Las líneas ya las marcó el pasado 28 de diciembre, cuando el PSOE dejó claro su 'no' al PP y su intención de explorar las opciones de formar gobierno.
Además, en una resolución, definió como requisito necesario para iniciar el diálogo con el resto de formaciones políticas la renuncia a "la autodeterminación, el separatismo y las consultas que buscan el enfrentamiento" entre españoles".
COINCIDENCIA EN EL PSOE
Por lo que se refiere al calendario interno, el planteamiento de las federaciones coincide con el de la dirección de Pedro Sánchez, que desde un primer momento, pasadas las elecciones generales, ha defendido que esto debe esperar y lo primero es la gobernabilidad de España.
De esta manera, parece que ahora todo el PSOE está ya de acuerdo en los tiempos, después de que la fecha del congreso fuera 'casus belli' en el Comité Federal del pasado 28 de diciembre.
Entonces, se vio al PSOE dividido en dos en torno al momento de esta cita: la dirección, con el apoyo claro de los líderes de Baleares, Madrid, Cataluña y Castilla y León, a favor de aplazarlo, y Andalucía, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Asturias defendiendo, aunque con matices, una convocatoria cuanto antes. Mientras tanto, el presidente de Extremadura reconoció tener "dudas".
¿APLAZAR EL COMITÉ FEDERAL?
Ahora, nadie quiere desviar la atención de la situación política y prefieren esperar a ver cómo se resuelve para organizar el calendario interno. De hecho, desde algunos territorios se está planteando la posibilidad de aplazar el Comité Federal del 30.
Sin embargo, a día de hoy, en Ferraz se sigue trabajando con la intención de celebrar esa cita y, según fuentes consultadas por Europa Press, no ven clara la posibilidad de dejar la convocatoria abierta, sin fijar una fecha, aunque se está estudiando la posibilidad de que el calendario sea "flexible". Ahora, señalan, se están trabajando en diferentes opciones, en función de los distintos escenarios que se puedan dar, pero, a día de hoy, aseguran, no se prioriza ninguna.
Desde algunos territorios, se defiende la posibilidad de que se llegue al compromiso de convocar un plazo a partir de la formación de gobierno o para el caso de que haya nuevas elecciones. Fuentes del PSOE de Andalucía aseguran que esta federación apuesta por marcar un margen para su celebración, ya que no le ven sentido a atarse ahora a una fecha sin que esté aclarada la situación política.
Fuentes del partido en Castilla-La Mancha, la Comunidad Valenciana y Extremadura coinciden en que es complicado hacer ahora una convocatoria e insisten en que la fecha se debe poner, de común acuerdo entre todos, cuando se arroje luz a la formación del Gobierno.
De esta manera, y salvo que haya cambios sustanciales antes del 30 de enero, los territorios apuestan por dar flexibilidad a su convocatoria.
Mientras tanto, en Ferraz insisten en que hay que esperar a que se aclare la situación. Éste es el planteamiento que defienden desde el mismo 21 de diciembre, cuando el secretario de Organización, César Luena, anunció la intención de la dirección de aplazar el congreso previsto para febrero de este año.
Sin embargo, en algunos territorios esta previsión se entendió como un intento del líder del PSOE, Pedro Sánchez, de asegurarse el control de los tiempos, más aún porque fue acompañada de su postulación a ser reelegido secretario general.
Estos anuncios, unidos a los resultados electorales del PSOE, provocó un auténtico 'tsunami' en el partido los últimos días de 2015, con el mayor cuestionamiento de su liderazgo que, de manera pública, ha sufrido Sánchez.
El último Comité Federal fue el más tenso vivido por el secretario general. Ese día, Asturias, Andalucía, Castilla-La Mancha y la Comunidad Valenciana pidieron celebrar el congreso cuando "toca" según los estatutos, es decir, en febrero de este año y exigieron fijar la fecha cuanto antes.
De hecho, los días posteriores se habló de la posibilidad de que algunas federaciones promovieran una recogida de firmas para forzar un Comité Federal a principios de enero que permitiera celebrar el cónclave a finales en marzo.
Sin embargo, el ruido interno se acalló y la situación interna se ha relajado, pese al malestar que provocó en algunas federaciones la cesión de senadores a ERC y Democracia y Libertad en la Cámara Alta para que tengan grupo propio.
A pesar de esto, a día de hoy, Sánchez parece tener vía libre para tratar de formar gobierno, respetando las directrices que ya aprobó el Comité Federal el pasado 28 de diciembre. Si no consigue ser investido y hay que ir a nuevas direcciones, es previsible que el ruido interno vuelva a elevarse en el PSOE.
LA DIRECCIÓN TRABAJARÁ UN ACUERDO PARA EL DÍA 30
De momento, en el plano interno del PSOE, lo inmediato es llegar a un consenso para el 30 de enero. La dirección del partido consultará en los primeros días de la próxima semana a los territorios con el objetivo de cerrar un acuerdo y presentarlo al Comité Federal.
Y, si nada cambia antes de esa fecha, parece que existe unanimidad en que no se podrá hablar del congreso federal hasta que se aclare quién será el próximo inquilino de La Moncloa.