Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El acuerdo PSOE-C's "revocará" la reforma del PP de la justicia universal

Sánchez y Rivera firman un acuerdo de investidura y legislaturaEFE

El acuerdo de legislatura entre el PSOE y Ciudadanos se compromete a "revocar" la reforma que el Gobierno de Mariano Rajoy hizo a la ley que regula el ejercicio de la jurisdicción universal por parte de los tribunales españoles, habitual fuente de conflictos diplomáticos con países terceros.

El documento pactado entre las dos formaciones habla de que España "pueda ser otra vez referente en la lucha contra la impunidad y la defensa de los Derechos Humanos" y tenga la posibilidad de "defender" a los ciudadanos "víctimas de una infracción" en el extranjero.
La reforma del PP limitó la persecución de los delitos de genocidio y lesa humanidad a los procedimientos dirigidos contra españoles o extranjeros que hayan adquirido la nacionalidad tras cometer el hecho o cuya extradición haya sido denegada.
También eliminó la posibilidad de actuar con una denuncia o a través de una acusación popular, para limitar su impulso a las querellas presentadas por el agraviado o la Fiscalía. Y condicionó la extensión de la jurisdicción española más allá de nuestras fronteras a la existencia de un tratado internacional que lo autorice y al Estatuto de la Corte Penal Internacional, que países como China o EEUU no han firmado.
La reforma del PP amplió los límites que ya en 2009 introdujo el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero para vincular el principio de la justicia universal con la necesidad de que los delitos tuvieran conexión con España.
El acuerdo PSOE-Ciudadanos plantea otras ideas en materia de política exterior, como la implantación de la moción de censura contra un comisario europeo o la petición de que el presidente del Banco Central Europeo comparezca ante la Eurocámara en el momento de su elección.
Las dos formaciones hablan del establecimiento de un Plan Europeo contra la pobreza, con fondos de cohesión y solidaridad europeos, para atender los problemas más agudos de exclusión social. Y defienden una respuesta "efectiva y urgente" a la crisis de las personas refugiadas y el impulso de un Procedimiento Común de Asilo Europeo.
En materia de cooperación al desarrollo, PSOE y Ciudadanos abogan por plantear una "senda realista" para la recuperación presupuestaria a medio plazo, con la meta de alcanzar el 0,7 por ciento del PIB y reformar la Ley de Mecenazgo para permitir la participación privada en proyectos de desarrollo.
Los dos partidos quieren impulsar también un plan de acción con África Subsahariana para apoyar su potencial de desarrollo y aliviar la tensión migratoria que existe en sus países.
Lucha contra el yihadismo
En cuanto a la lucha contra el terrorismo yihadista, PSOE y Ciudadanos reafirman su apoyo a la Coalición internacional contra el Estado islámico y se refieren específicamente a la necesidad de suprimir todas las fuentes de financiación del terrorismo y de prohibir y perseguir el tráfico ilegal de armas.
Apuestan además por favorecer la creación de un organismo coordinador de inteligencia en la UE y apoyar los esfuerzos para la búsqueda de una solución política en Siria. Como medidas no militares para hacer frente a los movimientos extremistas, defienden el fomento del diálogo intercultural e interreligioso.
Con respecto a la relación con América Latina, las propuestas son coincidentes con la política desarrollada por el PP en estos últimos cuatro años: defienden fortalecer los lazos en los ámbitos del conocimiento, la cohesión social y la cultura; hablan de una estrategia común para potenciar el español en el mundo; apuestan por incorporar a las pymes a la relación empresarial entre ambos lados del charco y ven las inversiones latinoamericanas en España como instrumento de recuperación económica.