Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PSOE e IU ven "ilegítimo" que el Gobierno valenciano evite por tercera vez debatir la reforma estatutaria en el Congreso

Achacan la retirada a que el PP no quiere votar en contra de lo que aprobó en Valencia y a que Fabra está "al servicio de Rajoy"
El PSOE e Izquierda Unida (IU) consideran "ilegítimo" que el Gobierno valenciano haya decidido por tercera vez aparcar el debate de la toma en consideración en el Congreso de la proposición de ley de reforma del Estatuto de esa comunidad para reclamar más financiación al Estado basándose en la denominada 'cláusula Camps', que blinda unas inversiones para la Comunidad Valenciana en los Presupuestos del Estado de acuerdo con el peso de la población, al igual que los estatutos andaluz y catalán.
El Pleno del Congreso ha incluido como primer punto del orden del día de la sesión que arranca este martes el debate sobre la admisión a trámite de esta reforma estatutaria, que fue aprobada en 2006 por el PP, el PSPV y Compromís y la abstención de Izquierda Unida, y estaba pendiente de discusión desde marzo de 2011.
Pero el Ejecutivo de Alberto Fabra ha presentado este lunes un escrito a la Mesa de las Cortes autonómicas para que reclamen al Congreso aplazar el debate. El Ejecutivo regional pretende que este asunto se debata conjuntamente con la propuesta para la rebaja del número de diputados que quiere aprobar en esta legislatura.
En declaraciones a Europa Press, el secretario general de los socialistas valencianos, Ximo Puig, ha tachado de "ilegítima" la decisión del Gobierno autonómico que, a su juicio, "no es quién para decidir respecto de un acuerdo alcanzado por unanimidad por las Cortes valencianas".
Según sus palabras, se trata de una posición "absolutamente contraria" al interés general de los valencianos y muestra "con total claridad" que Fabra y el PP valenciano están "al servicio del interés de Rajoy" y no de la comunidad.
"ABSOLUTAMENTE DELEZNABLE"
Pero, además, la considera "absolutamente deleznable" teniendo en cuenta que en estos momentos, "gracias a los distintos gobiernos del PP", la Comunidad Valenciana está doce puntos por debajo de la renta media española, tiene una tasa de paro superior a la media nacional y es la comunidad autónoma más endeudada del país.
"Necesitamos ayuda para salir de esta situación que está llevando a la exclusión a un 30 por cientos de personas, y no que sólo no se tome ninguna medida, sino que se vaya hacia atrás", ha manifestado Puig, antes de acusar al PP de haber "roto" de manera unilateral el consenso en torno a esta cuestión "simplemente porque no es capaz de conseguir el apoyo de los suyos en el Congreso", ha dicho.
"Para no votar en contra de sí mismos, decide aplazar el debate", ha criticado el dirigente socialista valenciano, para quien la actitud del PP, además de "hipócrita", evidencia la falta de "la más mínima decencia". "Durante años el PP ha hecho un discurso victimista y en el momento en que peor está el presupuesto abandona esta reivindicación. No tiene ningún sentido", ha apuntado.
Así las cosas, Puig ha avanzado que el PSOE va a mostrar su oposición a posponer el debate de la reforma del Estatuto valenciano en las reuniones de las Juntas de Portavoces que este martes tendrán lugar tanto en las Cortes valencianas como en el Congreso.
En términos similares se ha expresado el diputado de IU por Valencia Ricardo Sixto, quien cree que los 'populares' valencianos "no tienen el más mínimo sentido del ridículo" con su solicitud de aplazar ese debate. Una petición que, según ha comentado, lo que en realidad supone es "la retirada definitiva" de esa reforma estatutaria.
SUPONE SU RETIRADA TOTAL
"Decir que se retira la discusión de esta reforma del Estatuto para que se debate con la otra que aboga por reducir el número de diputados equivale a retirarla 'per sempre'", ha indicado, sobre todo porque respecto a la segunda no hay acuerdo y su aprobación requiere el apoyo de la mayoría cualificada.
"Lo que está haciendo Fabra es envainársela aparcando esa reforma porque no va a enviar ninguna de las dos al Congreso", ha abundado Sixto, una retirada con la que, en su opinión, los 'populares' valencianos ponen de manifiesto que ellos son "sus propios verdugos".
"Son ellos lo que se han metido en este berenjenal y los que ahora no son capaces de defender en Madrid lo mismo que defienden en Valencia --ha concluido--. No tienen capacidad ni poder dentro del PP".
Ya son tres las ocasiones en las que el Ejecutivo valenciano ha demandado al Congreso la retirada del debate de la proposición de ley de reforma del Estatuto valenciano. La primera fue en abril de 2011, cuando no se pudo celebrar esa discusión por coincidir con la precampaña para las autonómicas y el Parlamento valenciano ya estaba disuelto.
La segunda fue justo un año después y en esa ocasión alegaron que no habían encontrado tiempo para elegir a la delegación que se iba a encargar de la defensa de la propuesta. Entonces, PSOE e Izquierda Plural decidieron protestar por esta decisión ausentándose del Pleno del Congreso.
OTRA PROPOSICIÓN PENDIENTE DESDE HACE DOS AÑOS
Junto al debate de esta proposición de ley proveniente del Parlamento valenciano se encuentra otra, aprobada también en la pasada legislatura, que pretende exigir la modificación de la LOFCA con el objetivo de garantizar que el Estado reparta sus inversiones con criterios de "solidaridad y equidad" entre las autonomías.
La toma en consideración de esta reforma legal también se ha aplazado dos veces. La primera iba a haberse debatido en junio de 2010, pero tuvo que ser retirada porque las Cortes valencianas no habían designado al ponente que debía defender la iniciativa. Después se designó al entonces portavoz del PP, Rafael Blasco, que dejó ese cargo tras su imputación en el conocido como 'caso Cooperación' y, por consiguiente, no pudo acudir al Congreso.
La segunda vez que este asunto volvió al orden del día del Pleno del Congreso fue en octubre de 2012, pero las Cortes valencianas pidieron de nuevo posponer su discusión por coincidir con la celebración del Día de la Comunitat Valenciana lo que impidió a sus representantes institucionales desplazarse a Madrid.