Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PSOE pide suprimir de la Ley de Seguridad Ciudadana las multas por crear altercados ante el Congreso y por ocupar casas

Presenta un total de 26 enmiendas en las que pide eliminar nueve faltas graves y seis leves
El PSOE ha presentado un total de 26 enmiendas a la Ley de Seguridad Ciudadana entre las cuales pide suprimir un total de 9 faltas graves (multadas con hasta 30.000 euros) recogidas en el anteproyecto elaborado por el Gobierno. Entre ellas se encuentra la relativa a la perturbación grave de la seguridad ciudadana con ocasión de reuniones frente a las sedes del Congreso de los Diputados, el Senado y las asambleas de las comunidades autónomas.
En estas enmiendas recogidas por Europa Press, pide además retirar seis de las consideradas leves (sancionadas con hasta 600 euros), entre ellas la relativa a ocupar casas y plantea una modificación en una de las cuatro faltas muy graves (multadas con hasta 600.000).
En el capítulo de las consideradas faltas graves los socialistas piden también eliminar la relativa a sancionar la negativa a identificarse ante los agentes o la solicitud o aceptación de servicios sexuales en zonas de tránsito público, en las proximidades de colegios, parques infantiles, zonas de ocio de menores o lugares en los que se ponga en riesgo la seguridad vial. El PSOE llama la atención de que las multas por este motivo sería más altas que las previstas por conducir bajo los efectos del alcohol o de forma temeraria.
Asimismo proponen la supresión de uniformes, consignas, condecoraciones y otros elementos de los cuerpos policiales sin autorización o la realización o incitación a la realización de actos que atenten contra la indemnidad sexual de los menores o personas con discapacidad necesitadas de especial protección, cuando no constituya delito. El PP también aboga por retirar esta última al ya estar recogida en el Código Penal.
LAS CUNDAS DE LA DROGA
Los socialistas también consideran que no debe figurar como falta grave, sino leve la sanción del 'botellón', es decir, el consumo de bebidas alcohólicas en lugares, vías, establecimientos o transportes públicos cuando perturbe gravemente la tranquilidad ciudadana. También las llamadas 'cundas', es decir, el traslado de personas con el objeto de facilitar el acceso a drogas.
La última que piden suprimir dentro de estas faltas graves es la que afecta al uso no autorizado de imágenes o datos personales o profesionales de autoridades o miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que pueda poner en peligro la seguridad personal o familiar de los agentes, de las instalaciones protegidas o en riesgo el éxito de una operación, con respeto al derecho fundamental a la información.
Por su parte, en el capítulo de faltas leves piden eliminar la que sanciona las faltas de respeto e injurias a los policías en el desempeño de sus funciones de seguridad ciudadana en una manifestación, los actos de exhibicionismo sexual así como la multa por negligencia en la custodia y conservación de la documentación personal legalmente exigida.
Otra de las faltas leves que pide eliminar el PSOE es la relativa a la ocupación de cualquier inmueble, vivienda o edificio ajenos, o de la vía pública, fuera de los casos permitidos por la ley o la permanencia en ellos contra la voluntad de su propietario.
ANIMALES FEROCES
Por último piden eliminar la sanción a quienes dejen sueltos o en condiciones de causar daños animales feroces o dañinos, así como maltratar cruelmente o abandonar animales domésticos o maltratar animales en espectáculos no autorizados legalmente. El PP también ha pedido retirar esta infracción en sus enmiendas.
Dentro de las cuatro infracciones muy graves recogidas en la Ley, el PSOE tan sólo presenta objeción en la primera de ellas que sanciona las manifestaciones no comunicadas en instalaciones en las que se prestan servicios básicos (aeropuertos, centrales nucleares...) o en sus inmediaciones. El PSOE pide que para que sean consideradas una infracción las concentraciones en las inmediaciones deben haber sido prohibidas previamente.