Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los cinco ediles díscolos del PSOE de Ourense recurrirán en los tribunales su suspensión de militancia

Censuran que se les aplique un artículo que castiga "la irregular administración de los fondos del partido o de la administración"
Los cinco concejales díscolos del PSOE de Ourense que han sido suspendidos de militancia recurrirán a la Justicia para anular esta decisión. Además, utilizarán los 10 días de plazo que estipulan las normas internas del partido para presentar sus alegaciones.
Lo ha confirmado a Europa Press una de las concejalas de este grupo crítico, Mónica Vázquez, quien ha justificado esta medida en que la decisión de Ferraz es "injusta" y se ha tomado de "una manera precipitada".
Además, esta procuradora esgrime que la notificación que les ha hecho llegar el partido para informarles de su nueva situación "vulnera derechos fundamentales".
Y es que uno de los artículos en los que se basan sus expedientes es el que, en el Reglamento de Afiliados del PSOE, considera infracciones "muy graves" la "falta de probidad y honradez en el desempeño de cualquier cargo público u orgánico" así como "la irregular administración de los fondos del partido o de la administración".
"Voy a solicitar de las autoridades judiciales que se me resarza de los perjuicios que me supone que se me incoe un expediente de esta manera y que se me imputen acciones que no tienen nada que ver con la realidad", ha sentenciado, antes de remarcar que se trata de acusaciones "muy graves".
OTRAS ACUSACIONES
En cuanto a las inasistencias a las reuniones del grupo municipal y la junta de gobierno local, Mónica Vázquez ha recordado que ella no tiene dedicación exclusiva y que asistió "siempre" que pudo. "Y cuando no pude ir, lo justifiqué", ha apostillado.
Y, tras defender su ausencia en una votación en pleno de la compatibilidad de un funcionario por las derivaciones penales que podría tener para ellos al haber participado en ese expediente, ha negado no haber acatado el mandato de la dirección gallega del partido que exigía "la vuelta a la normalidad" en el consistorio.
"Yo participo en la vida diaria de mi ayuntamiento y no dejé de atender mis obligaciones", ha aseverado, y ha interpretado que los mismos argumentos son aplicables en el caso del resto de los ediles díscolos.
"OTRAS OBLIGACIONES"
Así, ha planteado que tal vez no asistan a las reuniones de grupo municipal o a las juntas de gobierno local desde el 16 de diciembre --cuando, como consecuencia del plante en el citado pleno, el alcalde dejó sin competencias al considerado líder de los críticos-- por cuestiones relacionadas con su trabajo como ediles.
"Puedes tener una rueda de prensa, una actividad con un colectivo, una reunión, otras obligaciones", ha opinado Mónica Vázquez, antes de preguntar: "¿Es más importante una foto que trabajar por la ciudadanía? No creo".