Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

PSOE y asociaciones denuncian que soldados de Melilla con jornada reducida son obligados a hacer guardias de 24 horas

Defensa defendió la medida porque la unidad, el RAMIX 32, había sufrido "un menoscabo del nivel de disponibilidad y preparación"
El PSOE y asociaciones militares han denunciado que soldados de la Comandancia General de Melilla con reducciones de jornada por lactancia o cuidado de hijos son obligados a realizar ejercicios de instrucción mensuales de 24 horas o guardias de seguridad en igualdad al resto de sus compañeros, según han explicado a Europa Press.
La Asociación de Tropa y Marinería Española (ATME) trasladó al Ministerio de Defensa la queja de numerosos soldados del Regimiento Mixto de Artillería nº 32, encuadrado en la Comandancia General de Melilla, que achacan al coronel de la unidad en una decisión "arbitraria" que "vulnera los derechos de los militares".
Según denuncia, los militares con reducción de jornada fueron primero obligados a cumplir una jornada de instrucción mensual de 24 horas "por unas supuestas necesidades de instrucción", acabando así con la exoneración de la que disfrutaban hasta entonces.
ATME explica que, tras los recursos presentados por estos soldados, el coronel modificó esta decisión y la sustituyó por guardias de seguridad y de orden en igualdad al resto de compañeros, concediéndoles exclusivamente el tiempo en que tienen reducida la jornada. Esto es, si un militar tiene una reducción de jornada de una hora, puede abandonar la guardia durante una hora y debe después volver al servicio.
"Se puede ver claramente que la intencionalidad es cercernar el derecho de la reducción de jornada dejándola sin efecto", denuncia la asociación, que califica de "absurdo" pretender que una persona se desplace en una hora a su domicilio y vuelva a prestar servicio y cree que el objetivo real de esta medida es que los militares acogidos a este derecho renuncien a la reducción de jornada.
CUANDO LAS NECESIDADES LO PERMITAN
Según la orden que regula el régimen de los militares, aprobada en 2015, quien disfrute de este derecho cuando el menor no haya cumplido los cuatro años podrá quedar exonerado de la realización de guardias, servicios, maniobras o actividades "cuando las necesidades del servicio lo permitan". "Si bien, estas necesidades procurarán atenderse con otros medios y sólo en último extremo condicionarán la exoneración de dichas guardias, servicios, maniobras o actividades análogas", continúa la legislación.
Ante el requerimiento de ATME, el Ministerio de Defensa contestó que se habían modificado las condiciones en la reducción de jornada en el RAMIX 32 para corregir la "interpretación excesiva" del "disfrute de este derecho", si bien "siempre prevalece éste por lo que no se puede afirmar que haya habido una revocación del mismo".
Además, defendió que el hecho de que este personal no participase en sesiones de instrucción causaba "un menoscabo del nivel de disponibilidad y preparación de la unidad", al haber aumentado "de manera significativa el número de militares, en especial con el empleo de soldado, que disfrutaba de este tipo de reducción de jornada".
AUTORITARISMO Y ARBITRARIEDAD
La portavoz del PSOE en Defensa, Zaida Cantera, también se ha hecho eco de esta polémica para denunciar la "violación sistemática de los derechos de los militares destinados en Melilla", acusando al mando de la unidad de "ausencia de respeto" a sus derechos a la conciliación de la vida familiar y laboral.
En una batería de preguntas al Gobierno registradas en el Congreso, a las que ha tenido acceso Europa Press, la diputada socialista achaca esta medida a una muestra "autoritarismo carente de legitimidad", adoptada con "arbitrariedad" y provocando además discriminación entre los militares según su lugar de destino.