Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE cree que la derecha está sobrerrepresentada en Europa

El eurodiputado socialista electo Juan Fernando López Aguilar durante su intervención en la presentación esta tarde en Madrid de un informe de la Fundación Ideas que analiza los resultados del 7-J. EFEtelecinco.es
Los socialistas creen que la derecha está "sobrerrepresentada" en Europa, donde priman "los valores de izquierda", que ha perdido el 7-J por "incomparecencia", según un estudio elaborado por la Fundación Ideas, que apunta que el PSOE hubiera ganado en España de haberse celebrado elecciones generales.
Este informe, presentado hoy en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, concluye que la izquierda ha obtenido un resultado más equilibrado y tiene más presencia en Europa "de lo que dice la derecha conservadora" y que, en todo caso, el 58 por ciento de los europeos se considera progresista.
Para el responsable de la Fundación Ideas, Jesús Caldera, la izquierda ha perdido estas elecciones "por incomparecencia", porque ha habido una "muy baja participación", pese a lo cual el resultado del conjunto de estas fuerzas ha sido "mucho mejor" de lo que podría parecer a primera vista.
Según la justificación de la Fundación Ideas, la fragmentación del voto de la izquierda y la "amplísima abstención" son las claves del resultado de 7 de junio.
Jesús Caldera ha indicado que en países como España, Francia, Alemania o Portugal el porcentaje de voto de las fuerzas de izquierda es mayor que el que logran las de derecha.
Ha abundado en esta idea el cabeza de lista del PSOE en las pasadas elecciones europeas, Juan Fernando López Aguilar, en cuya opinión la izquierda está "infrarrepresentada" en el Parlamento Europeo.
Tanto Caldera como López Aguilar han admitido que, si la sociedad es mayoritariamente progresista, los partidos socialdemócratas tienen que intensificar su trabajo para conseguir erigirse en representantes de ese electorado.
Caldera ha explicado que si el voto de la izquierda estuviera menos fragmentado, la distribución de escaños hubiera sido más favorable para la socialdemocracia.
"Qué ironía que cuando el modelo político, económico y ambiental de la derecha ha fracasado rotundamente, se está hablando de la crisis de la izquierda", ha enfatizado Caldera, convencido de que cuando se disperse "el polvo del derrumbe (...) se comprobará cuáles son los valores que están en crisis".
La Fundación Ideas sostiene que todos los partidos que gobiernan en Europa han sufrido como consecuencia de la crisis, pero asegura que el de José Luis Rodríguez Zapatero "ha salido mejor parado" de este efecto de penalización que otros como el francés -que ha perdido 12 puntos respecto a sus últimos comicios generales-, el británico -20 puntos- o el portugués -casi 19 puntos-.
Mientras tanto, el PSOE ha bajado 5,6 puntos en comparación con las elecciones de marzo de 2008.
Infiere este "laboratorio de ideas" socialista que la baja participación y el efecto del voto cambiante que se produce en este tipo de elecciones han supuesto que el PSOE haya perdido 3,37 puntos y que el PP haya subido 3,55.
Ha detallado Caldera que el 78 por ciento de los abstencionistas se proclama de izquierdas y ha pormenorizado que, de acuerdo con los cálculos de la Fundación, el efecto de baja participación ha restado 0,77 puntos al PSOE, que ha visto mermados sus sufragios en otro 2,6 por el llamado "efecto cambio" o experimentación con el voto.
Pese a insistir en que estos resultados no son extrapolables al ámbito de unas elecciones generales, Caldera ha afirmado que si se hubieran celebrado estos comicios en vez de los europeos "con una alta probabilidad el PSOE habría ganado".
López Aguilar ha puesto el acento en la "deriva antisocial que ha ido adquiriendo Europa" como consecuencia, entre otros factores, de su extensión hacia el este y de la incorporación de nuevos actores "muy imbuidos de reflejos antiprogresistas" y de un resentimiento hacia los valores socialdemócratas que les ha llevado a abrazar con "furia" el "neoliberalismo más extremo y el conservadurismo social".
Además, ha incidido en que el segmento escorado hacia la derecha es más activo en todas las convocatorias electorales que el que profesa valores de izquierda.
En el caso de España, ha añadido que el PP contaba "con un incentivo muy potente" con el que era difícil competir y que era, según ha dicho, "el asalto de La Moncloa y a por Zapatero".