Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE cree demostrado que Rajoy "ha cedido el timón" al PP para cambiar la elección de alcaldes

El secretario de Organización del PSOE, César Luena, considera que la respuesta del vicesecretario de Política Autonómica y Municipal del PP, Javier Arenas, tachando de "absurda" la petición de comparecencia del presidente Mariano Rajoy por la reforma electoral ponen de manifiesto que el Gobierno "ha cedido el timón" al partido al tratar este asunto del cambio de elección de los alcaldes.
A través de un comunicado, Luena se pregunta "quién manda" en el PP, si Génova o Moncloa, si el partido o el Gobierno, o si Arenas o Rajoy. "Para saberlo --se contesta--, los socialistas creemos imprescindible que Rajoy comparezca en el Congreso para saber si defiende o no el atropello democrático que el PP llama reforma y no es más que una simple cacicada de la derecha".
ARENAS, ACOSTUMBRADO A PERDER
Según el dirigente socialista, "causa sonrojo" que Arenas haya calificado de "absurda" la petición y mencionado que el PSOE tiene miedo a perder las elecciones. "Se entiende que alguien para quien perder elecciones forma parte de su trayectoria defienda los atajos, la cacicada y el pucherazo para hacerse con el poder como sea", ironiza en alusión al político andaluz.
César Luena reitera al responsable de Política Municipal del PP que "solo desde el miedo a perder se puede plantear cambiar en el último minuto las reglas del juego". "Regenerar la democracia y tratar de burlar la ley para perpetuarse en el poder son ideas antagónicas", insiste.
A su juicio, "es de una infinita soberbia querer imponer un cambio en las reglas del juego democrático" y ha criticado que el PP, con esta reforma, quiera "meter un gol a todos y, lo que es más grave, un gol a la democracia". "Y no lo vamos a permitir", remacha.