Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE comunica los expedientes a sus 16 militantes implicados en las 'tarjetas B' y espera resolverlo en dos meses

El PSOE ya ha comunicado este viernes los expedientes informativos abiertos a los 16 militantes socialistas presuntamente implicados en el caso de las 'tarjetas B' en Caja Madrid y espera resolverlo en un plazo de hasta dos meses.
Según han informado a Europa Press fuentes socialistas, ya se han enviado los expedientes que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, anunció después de conocer que había miembros de su partido entre los altos cargos y directivos de Caja Madrid que habrían hecho un uso fraudulento de tarjetas de crédito de la entidad bancaria.
La dirección del PSOE quiere escuchar las explicaciones de los afectados, a quienes les ha solicitado que presenten la documentación que consideren para acreditar el uso que hicieron de estas tarjetas. Sánchez ya ha avisado de que será "muy contundente" y se expulsará del partido a quien haya hecho un mal uso de estas tarjetas.
En el proceso, que supervisará la secretaria de Administraciones Públicas de la Ejecutiva federal, Susana Sumelzo, se va a estudiar "caso por caso". Si se considera probado que ha habido un mal uso, instará a los afectados a que devuelvan el dinero y aplicará los Estatutos del partido.
FALTA "MUY GRAVE"
El reglamento del PSOE considera "muy grave" la "falta de probidad y honradez en el desempeño de cualquier cargo público u orgánico, así como los derivados de la irregular administración de los fondos del Partido o de la Administración". Este tipo de faltas están castigadas hasta con la expulsión del partido.
Este proceso interno en el PSOE se desarrollará en paralelo a la investigación que está en manos de la Audiencia Nacional, en el caso que instruye el juez Fernando Andreu.