Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE recurre el veto a sus interpelaciones alegando que la Mesa del Congreso no puede ser "filtro censor"

Posada trasladará el asunto al órgano de gobierno de la Cámara y escuchará a los portavoces de los grupos
El PSOE ha presentado sendos recursos a los vetos de la Mesa del Congreso a sus dos intentos de interpelar al Gobierno por el 'caso Bárcenas' en una sesión plenaria extraordinaria, alegando que la mayoría 'popular' no puede convertirse en "filtro censor" de iniciativas de la oposición sobre la base de criterios subjetivos.
El pasado martes, el PP rechazó dos veces en la Mesa del Congreso la pretensión del Grupo Socialistas de convocar una sesión plenaria extraordinaria para poder interpelar al Gobierno por el 'caso Bárcenas': por la mañana vetó la petición dirigida expresamente al presidente y por la noche el que ya se formulaba genéricamente al Ejecutivo.
En ambos casos el órgano de gobierno de la Cámara ha argumentado que el tema de la supuesta contabilidad B del PP derivada de los papeles del extesorero Luis Bárcenas no encaja en el Reglamento ya que las interpelaciones deben versas sobre "motivos o propósitos de la conducta del Ejecutivo en cuestiones de política general".
HAY PRECEDENTES
En sus recursos, a los que tuvo acceso Europa Press, el PSOE argumenta que hay precedentes de interpelaciones que buscan la exigencia de responsabilidades políticas por asuntos ajenos, como la desaparición del 'Nani' en 1988, la privatización de una empresa malagueña en 1995, un episodio de contaminación en el Ebro en 2004, o la última que presentó el PSOE para pedir la reprobación a Cristóbal Montoro por la amnistía fiscal'.
A su juicio, el trámite de calificación una iniciativa por la Mesa del Congreso "no puede servir" para que la mayoría gubernamental que domina dicho órgano "realice un juicio de oportunidad, filtro o censura sobre iniciativas de control de los demás grupos" sobre la base de criterios "subjetivos".
En cuanto al hecho de que la interpelación se dirija expresamente al presidente del Gobierno, el PSOE asume que el Reglamento concede al Ejecutivo la facultad de decidir en todo momento cuál de sus miembros responde a las preguntas e interpelaciones de la oposición, pero también señala que nada impide que las conteste el propio Rajoy porque forma parte del Gobierno.
En todo caso, los socialistas no insisten en este punto y de hecho su segundo escrito, también vetado, ya no se dirigía a Rajoy sino que hablaba genéricamente del Gobierno en su conjunto, dejando la decisión a Moncloa.
TODO PARA PROTEGER A RAJOY
La conclusión del PSOE es que los dos acuerdos de la Mesa "no tienen en absoluto fundamentación basada en los preceptos constitucionales y reglamentarios aplicables y responde exclusivamente a la decisión de la mayoría parlamentaria de impedir incluso que puedan llegar a debatirse y votarse iniciativas dirigidas a exigir del presidente del Gobierno las responsabilidades políticas que se derivan de las falsedades en que ha incurrido en sus explicaciones ante el Parlamento en relación con la financiación ilegal del PP".
Por todo ello, el PSOE pide revocar la inadmisión de sus escritos de interpelación, una solicitud que empezará a estudiar el martes la Mesa del Congreso aunque, antes de su decisión, deberá escuchar a la Junta de Portavoces. Si el recurso vuelve a ser denegado, los socialistas piensan acudir en amparo ante el Tribunal Constitucional.