Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE dice que no investigar el incidente del edil de Badajoz con un policía refleja "ganas de tapar el asunto"

El portavoz del Grupo Municipal Socialista de Badajoz, Celestino Vegas, ha asegurado que el motivo por el que el delegado del Gobierno de Extremadura, Germán López Iglesias, "no inicia una investigación" sobre lo que ocurrió el pasado 13 de junio con el concejal del Partido popular y su motocicleta, es "una demostración" de las "ganas que hay de tapar el asunto".
Además, ha criticado que el delegado "no detecte ninguna anomalía o sospecha" en todo el proceso y "sólo opte por cortar la cabeza al mensajero" al iniciar una investigación interna para descubrir cómo se filtró el informe a la opinión pública.
En nota de prensa, Vegas considera que es "evidente" que con esta actuación, "el delegado se está poniendo del lado de los indecentes, de los que quieren un trato de favor por ser quien son y porque ellos lo valen y de los que prevarican no haciendo cumplir la ley a sabiendas".
MATAR AL MENSAJERO
Asimismo, ha dicho que "era lógico" que el delegado del Gobierno respaldara el informe de la Policía Nacional en su altercado con el concejal delegado de Policía Local y Seguridad del Ayuntamiento de Badajoz, pero que "el delegado del Gobierno prefiere matar al mensajero a investigar si los hechos son ciertos y quién paró la prueba de alcoholemia".
Por último, ha indicado que "esta gente" que está dispuesta "a tapar y a no investigar" y que "están contentos" porque la Fiscalía "no interviene", de esta forma --apunta-- convierten a Badajoz "en una ciudad bananera donde no todos son iguales ante la ley".
El protagonista del incidente, el primer teniente de alcalde de Badajoz, Alberto Astorga, rectificó la pasada semana su versión inicial del 6 de agosto sy reconoció que estacionó en la zona reservada a personas con movilidad reducida, y no en la destinada a la Policía Nacional, como señaló en primera instancia.
Alberto Astorga quiso "matizar algunos aspectos" sobre lo sucedido el pasado mes de junio, después de recabar "todos los datos" necesarios para "evitar cometer errores" que reconoce haber incurrido en su primera comparecencia sobre el incidente con un agente de la Policía Nacional.