Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE subraya en su recurso a la moción vetada que no pretendía echar a Rajoy sino constatar sus falsedades

El PSOE ha registrado este viernes el anunciado recurso de reconsideración ante la decisión de la Mesa del Congreso de vetar su moción de rechazo al comportamiento de Mariano Rajoy sobre el llamado 'caso Bárcenas' y argumenta que en su iniciativa no buscaba deponer al presidente del Gobierno, sino "constatar las falsedades" vertidas en sede parlamentaria.
En el escrito, recogido por Europa Press, el PSOE insiste en la "congruencia" de su moción con la formulación de la interpelación y con el desarrollo del debate en que se sustanció. De hecho, destaca que el texto recoge afirmaciones que el presidente del Gobierno realizó en sede parlamentaria y que han sido "desmentidas" por informaciones posteriores.
"La posibilidad de que un miembro del Gobierno falte a la verdad en sus afirmaciones ante el Congreso afecta de forma esencial a la política del Gobierno en materia de rendición de cuentas ante el Parlamento, que era precisamente el objeto de la interpelación que se debatió", alega.
NO HAY MOCIÓN ENCUBIERTA
Para el PSOE, la decisión de la Mesa del Congreso, con mayoría del PP, "olvida" que la relación de responsabilidad que se establece entre el Gobierno, desde su investidura, y el Congreso puede ser materializada mediante un variado número de iniciativas y mecanismos parlamentarios, "y no se limita en exclusiva a la moción de censura".
Y es que cabe recordar que, en su acuerdo del pasado 23 de septiembre, la Mesa del Congreso esgrimió que algunos de los puntos de la propuesta del primer partido de la oposición supondrían una moción de censura "encubierta".
El PSOE descarta que el objeto de su moción pueda ser siquiera equivalente al de la moción de censura, "en cuanto que lo que se propone a la Cámara no es que vote la sustitución del presidente, ni siquiera la desaprobación general de su gestión, sino que, tras constatar las falsedades en que ha incurrido y considerar rechazable la utilización de la mentira en sede parlamentaria, rechace consecuente y concretamente las falsedades previamente constatadas y le inste a asumir sus responsabilidades por su inaceptable conducta".
"La moción de censura no puede ser manifiesta o encubierta, es moción de censura o no lo es, porque se califica por el fondo, es decir, la exigencia de responsabilidad a afectos jurídicos, y por la forma, es decir, requisitos necesarios", replican los socialistas parafraseando a uno de los 'padres' de la Constitución Jordi Solé Tura.
NO CABEN CENSURAS
Con todo, el primer partido de la oposición sigue defendiendo que el contenido de su moción vetada es "idóneo" para que la Cámara manifieste su posición respecto de la interpelación presentada, es "congruente" con la formulación y debate de la referida interpelación y fue también presentada en el plazo exigido.
"Los miembros de la Mesa pueden considerar que las afirmaciones del presidente no eran falsas o no compartir los términos de la moción, pero esa consideración deben hacerla en el ejercicio de su mandato representativo como diputados y nunca como miembros del órgano rector de la Cámara para impedir que la iniciativa sea tramitada", añade.
Por todo ello, el grupo parlamentario que capitanea Soraya Rodríguez solicita a la Mesa del Congreso que reconsidere su decisión y suspenda mientras tanto el plazo previsto en el Reglamento para permitir que, tras su resolución definitiva, pueda ser incluida en el orden del día de la próxima sesión plenaria.