Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE quiere saber si las bases están preparadas antes de apoyar su uso en la misión de EEUU contra el ébola

El PSOE quiere conocer en detalle si las bases militares de Morón de la Frontera (Sevilla) y Rota (Cádiz) están adecuadamente preparadas contra el ébola antes de decidir si apoya que se permita su uso en la operación militar de Estados Unidos contra el brote de la enfermedad en África.
Así lo ha afirmado la portavoz socialista en el Senado, María Chivite, en una entrevista en 'Los Desayunos de TVE' recogida por Europa Press, en la que ha subrayado que lo importante es conocer si las bases y su personal tienen las medidas de protección adecuadas, si hay protocolos, si el personal está bien formado y cuáles son los recursos, antes de adoptar un compromiso.
Chivite ha respondido en un sentido similar a la pregunta de si un Gobierno socialista repatriaría a cualquier español afectado por la enfermedad. "Si estamos en condiciones de poder hacerlo, sí", ha dicho, y ha cuestionado que se repatriasen enfermos "a un hospital desmantelado como centro de referencia en enfermedades infecciosos". A su juicio, es posible que "los recortes sanitarios de esta legislatura" tengan que ver con lo sucedido.
La dirigente socialista ha vuelto a cargar contra la ministra de Sanidad, Ana Mato, por no haber dado explicaciones sobre la gestión de la crisis, y ha respondido al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que ha reprochado al PSOE no haber aportado ideas. "Las ideas las hemos aportado nosotros", ha replicado, recalcando que fue el PSOE quien pidió la creación de un gabinete de crisis que el Gobierno tardó cinco días en crear.
Preguntada si podía garantizar que con un Ejecutivo socialista no se habría producido un contagio como el de la auxiliar de enfermería Teresa Romero, que atendió a los religiosos repatriados de África con la enfermedad, ha respondido que lo que sí podía asegurar es que habrían gestionado la crisis de otra manera.